FANDOM


Amys
Amys
Información cronológica
Primera mención EDR 39
Primera aparición EADLS 11
Última aparición URDL 42
Información biográfica
Nombre completo Amys
Nacionalidad Aiel
Nacimiento ca. 958 NE
Información política
Rango Sabia
Afiliación Car'a'carn
Descripción física
Género Mujer
Complexión Esbelta
Estatura Alta
Pelo Plateado
Ojos Azules
Familia
Rhuarc (esposo)
Lian (hermana conyugal)

Amys es una mujer perteneciente al septiar Nueve Valles, del clan Aiel de los Taardad. Al descubrirse que podía encauzar, se vio obligada a dejar la asociación guerrera de las Far Dareis Mai e iniciar el aprendizaje para convertirse en una Sabia. En la actualidad es una de las Sabias más poderosas e influyentes, tanto que dentro de su jerarquía interna su capacidad de liderazgo sólo parece ser superada por la de Sorilea. Por si esto no fuera poco, Amys es una de las contadas personas que es Caminante de Sueños.

Apariencia Editar

Como la mayoría de los Aiel, Amys es alta y de constitución fibrosa y esbelta. Tiene la piel bronceada por el sol inclemente del Yermo de Aiel, sus ojos son de un color azul deslumbrante y tiene el pelo de una sorprendente tonalidad plateada, casi blanco pese a que apenas debe superar los cuarenta años de edad. Como las otras Sabias, Amys viste una blusa blanca, una larga falda oscura, botas altas y un pañuelo que ciñe sus cabellos y deja que caigan sobre su espalda hasta la altura de la cintura.

Historia Editar

Antes de la Guerra de Aiel Amys era una joven Doncella Lancera integrante del grupo que encontró a una forastera vagando por el Yermo al borde de la deshidratación, en busca de los Aiel. Compadecidas de ella, las Doncellas la recogieron y la llevaron consigo, descubriendo que acudía a la tierra de los tres pliegues siguiendo la Predicción de una Aes Sedai llamada Gitara Moroso, dejando tras de sí un matrimonio infeliz y un hijo al que adoraba. La mujer nunca dijo su nombre y fue conocida como Shaiel. Se sometió a una infinidad de pruebas y demostró poseer una dureza y una fortaleza interior que impresionaron tanto a los Aiel que al final logró su propósito y fue admitida entre las Far Dareis Mai.

En cierto momento las Sabias descubrieron que Amys podía aprender a encauzar, por lo que se le exigió que abandonara la lanza y comenzara su formación para llegar a ser Sabia. Amys fue una alumna muy rebelde que se negaba a asumir la autoridad de su maestra Bair y, siempre que podía, huía para reunirse con sus antiguas hermanas de lanza. Poco a poco fue sometiéndose a la disciplina de Bair y del resto de las Sabias, aprendió todas y cada una de las lecciones que le impartieron y visitó Rhuidean en dos ocasiones, siendo a partir de entonces reconocida por todos los Aiel como una Sabia más. Después de convertirse en una Sabia, figura de innegable poder e influencia entre los Taardad Aiel, Amys se casó con Rhuarc, el jefe de clan. En virtud de este matrimonio, Amys y Lian, la primera esposa de Rhuarc, se convirtieron en hermanas conyugales.

Sinopsis Editar

Interpretando los sueños que han tenido Amys y las otras Caminantes de Sueños (Bair, Melaine y Seana), Rhuarc se dirige al otro lado de la Columna Vertebral del Mundo en busca de El Que Viene con el Alba. Las fuerzas de Rhuarc jugarán un papel fundamental en la toma de la Ciudadela de Tear, un gesto que deja patente a todos los habitantes de las tierras húmedas que Rand al'Thor es el Dragón Renacido. No obstante, aún queda por determinar si Rand también es quien aparece en las profecías de los Aiel como aquél destinado a liderarlos, destruirlos y preservar el resto del resto de los que sobrevivan.

El ascenso de la Sombra Editar

Amys Bair Melaine 2

Amys, Bair y Melaine

Egwene al'Vere se encuentra accidentalmente con Amys en el Tel'aran'rhiod y se presenta ante ella como Aes Sedai del Ajah Verde, aunque en realidad aún es una Aceptada. La Sabia le advierte del gran peligro que corre en el Mundo de Sueños sin haber recibido la instrucción necesaria, y le dice que se reúna con ella en el dominio Piedras Frías para iniciar su entrenamiento como Caminante de Sueños. El encuentro de Egwene con las Sabias se produce antes de lo que Amys había supuesto, ya que la muchacha se traslada a Chaendaer en el mismo grupo que Rand, a través de un Portal de Piedra. Amys y las demás Sabias habían escrito una carta a la Aes Sedai Moraine Damodred solicitándole que acudieran a Chaendaer. Después de conocerse, las Sabias explicaron que la carta la dirigieron a Moraine porque habían soñado que, sin ella, Rand moriría, de la misma forma que requerían de Lan Mandragoran para que la Aes Sedai viviera.

Pese a las furiosas protestas de Couladin Amys, Bair, Melaine y Seana dan permiso a Rand al'Thor y a Mat Cauthon de ir a Rhuidean. Esa misma tarde envían también a la ciudad sagrada de los Aiel a Aviendha y a Moraine. Al igual que le pasó a Amys, Aviendha prefiere seguir siendo una Doncella Lancera a convertirse en Sabia, pero las cuatro Caminantes de Sueños se muestran tajantes, pues la joven puede aprender a encauzar con una fuerza semejante a la de Egwene. Las cuatro Sabias inician de inmediato el adiestramiento de Egwene en el Tel'aran'rhiod y aunque se muestran rígidas y severas, durante los meses siguientes le enseñan todo cuanto saben no sólo sobre su Talento, sino sobre el código de conducta Aiel, el ji'e'toh. Por lo general es Amys quien acompaña a Egwene en sus encuentros en el Mundo de los Sueños con sus amigas Nynaeve al'Meara y Elayne Trakand, y aunque ellas necesitan de ter'angreal para moverse por el Tel'aran'rhiod, les advierte de los riesgos que corren y les enseña unas nociones básicas para manejarse con cierta desenvoltura, entre ellas el uso de la Necesidad.

Rand regresa de Rhuidean, demostrando así que es él el destinado a convertirse en el Car'a'carn, el jefe de jefes. Amys le revela todo lo que sabe sobre sus verdaderos padres, Janduin y Shaiel, y gracias a su relato Rand descubre que su madre era en realidad la mismísima Heredera al Trono de Andor, Tigraine Mantear, si bien se guarda para sí este inesperado hallazgo. Los días siguientes, la gran comitiva que acompaña a Rand se dirige a Piedras Frías y desde allí a Alcair Dal. Seana muere a manos de Engendros de la Sombra, pero las otras Sabias continúan enseñando a Egwene y Aviendha, y pasan el resto del tiempo conversando con Moraine. Amys y las demás lo disponen todo para que Aviendha espíe a Rand y les notifique todas y cada una de sus acciones, inadvertidamente cumpliendo una parte fundamental del destino de ambos. Rand se proclama el Car'a'carn en Alcair Dal ante la vista de cientos de miles de Aiel. Amys es una de los que se encuentran más próximos a él, y ve desde la primera línea la rebelión de Couladin, cómo Rand revela el secreto de los orígenes de los Aiel, la tormenta que se desata de improviso y la inesperada desaparición del Car'a'carn, quien abre un acceso a Rhuidean para enfrentarse a Asmodean.

Cielo en llamas Editar

Amys, Bair y Melaine continúan todo lo cerca posible de Rand cuando éste decide regresar a las tierras húmedas en persecución de Couladin y los Shaido, mas se muestran algo decepcionadas porque el joven haya aprendido a escudar sus sueños de su vigilancia. Las Sabias continúan enseñando a Egwene y a Aviendha y permiten a regañadientes que esta última participe en la Segunda Batalla de Cairhien. Las Far Dareis Mai establecen una estrecha vigilancia sobre Rand, pero aún lo es más la que han dispuesto las Sabias y no permiten que ninguna delegación perturbe su descanso mientras se repone tras la lucha con los Shaido. A estas alturas se han sumado muchas más mujeres al grupo de Sabias que sigue de cerca a Rand, y aunque Amys, Bair y Melaine siguen ostentando una importante posición de poder, las tres reconocen la preeminencia de la anciana Sorilea. Las Sabias ya se han enterado de que Rand y Aviendha se han acostado juntos, lo que favorece más si cabe sus planes de reforzar los vínculos del Car'a'carn con los Aiel y asegurar así la pervivencia de su pueblo.

El Señor del Caos Editar

Amys Bair Melaine

Amys, Bair y Melaine (por Ariel Burguess)

Después del severo daño mental infligido por Lanfear, Egwene necesita recuperarse y Amys y las otras Caminantes de Sueños le prohíben tajantemente visitar el Tel'aran'rhiod hasta que no consideren que esté restablecida. Amys se queda en Cairhien, pero tiene noticia de todas las acciones de Rand en Caemlyn gracias a Aviendha y después, cuando la joven parte a cumplir su toh, por intermediación de Melaine. Las Sabias vigilan de cerca a Rhuarc y a Berelain Paeron, que gobiernan Cairhien en ausencia de Rand, y tienen de inmediato noticia de la llegada de la embajada de la Torre Blanca, compuesta de Aes Sedai fieles a Elaida. Si esto no fuera suficiente como para disparar las tensiones y las suspicacias, Sevanna y las Sabias Shaido visitan el campamento, en virtud de la norma de inviolabilidad de su figura, y aumentan más si cabe el malhumor de Amys, Bair y Sorilea.

Las Aes Sedai rebeldes convocan a Egwene a Salidar, y la joven se despide de las Sabias. Antes de marcharse, revela que les ha mentido en dos ocasiones: al decir que era una Verde cuando aún no tenía derecho a usar el chal y visitando el Mundo de los Sueños a escondidas, pese a las órdenes de las Sabias de no hacerlo sin su tutela. Las Sabias imponen un castigo físico a Egwene para que cumpla con su toh, pero se muestran satisfechas al comprender que la muchacha se ha empapado de la cultura Aiel y de su forma de pensar. La amistad de Amys con Egwene no se ve resentida por este suceso, pero la Sabia no le enseñará más sobre el Tel'aran'rhiod. Egwene tendrá numerosos gestos de agradecimiento con las Sabias, con las que se seguirá encontrando periódicamente en el Mundo de los Sueños, y les enseñará personalmente a Viajar o a coligarse, entre muchas otras cosas.

La embajada de la Torre Blanca secuestra a Rand, un hecho que es visto por las Sabias como una falta gravísima no sólo por el daño causado al Car'a'carn, sino a su propio toh. Perrin Aybara dirige un ejército para acudir en rescate de Rand, y todos las sociedades guerreras Aiel (en particular las Far Dareis Mai) parten de Cairhien en pos de las Aes Sedai. Ante este inesperado giro en los acontecimientos surge una discusión entre las Sabias sobre quién debe liderarlas en la inminente lucha. Como una de las Sabias encauzadoras más fuertes Amys se postula frente a Sorilea, pero al final la anciana mujer mantiene sin problemas su posición y no sólo no toma represealias con Amys, sino que permite que su posición suba hasta ser la segunda al mando, sólo por debajo de ella. Poco tiempo después, Amys y el resto de las Sabias encauzadoras y de los Aiel que las acompañan combaten en la Batalla de los Pozos de Dumai contra los Shaido para rescatar al Car'a'carn, la primera vez que las Sabias rompen un tabú secular y se únen a la lucha.

La Corona de Espadas Editar

Con la intervención de los Asha'man la Batalla de los Pozos de Dumai se convierte en una carnicería donde los Shaido son masacrados. Rand es liberado y exige que las Aes Sedai presentes, tanto las que le secuestraron como las que participaron en el rescate, le juran fidelidad. Rand concede a Sorilea, Amys y el resto de Sabias la custodia de las Aes Sedai hasta que todas se suscriban al juramento. Satisfechas por la decisión del Car'a'carn, Amys y las demás Sabias disciplinan a las hermanas que lucharon a su lado y las tratan como aprendizas, pero se muestran mucho más duras e inmisericordes con las que secuestraron a Rand, nombrándolas da'tsang y ordenándoles tareas tan absurdas como agotadoras hasta que se someten. A la vez que todo esto ocurre, Amys, Bair y Melaine se siguen encontrando con Egwene en el Tel'aran'rhiod, y siguen todo lo cerca que pueden de Rand, ayudándole a su manera.

El Corazón del Invierno Editar

Amys pasa las semanas siguientes en Cairhien junto a Rhuarc, Bair y el resto de los Aiel que Rand mantiene allí, pero es convocada a Caemlyn por otras Sabias en una ocasión muy especial: la ceremonia en la que Aviendha y Elayne Trakand se convertirán en primeras hermanas. Amys Viaja a Caemlyn junto a otras Sabias y participa en los ritos asumiendo el papel de nueva madre de las dos amigas, estableciendo entre las dos mujeres un vínculo muy especial.

La tormenta Editar

Amys, Bair y Melaine forman parte del contingente Aiel que llega a Arad Doman para obedecer las nuevas órdenes del Car'a'carn. Las tres Sabias vuelven a ocuparse del adiestramiento de Aviendha, pero para sorpresa de la joven, ninguna de ellas tiene nada más que enseñarle e, invariablemente, tras comprobar su inteligencia, buen hacer y lo mucho que ha aprendido, le encargan tareas tan inútiles como frustrantes a modo de castigo. Esta situación se prolonga algo más de lo que esperaban las Sabias, mas finalmente Aviendha estalla y se enfrenta a ellas, superando con este gesto la última etapa de su aprendizaje al demostrar que su voluntad no se ha de someter a la de ninguna otra persona, ni siquiera otra Sabia. Muy satisfecha de su discípula, Amys se despide de ella y le da las indicaciones necesarias sobre lo que tiene que hacer, ahora que ha de Viajar a Rhuidean.

A lo largo de sus días en Arad Doman, Amys observa con preocupación el curso que están tomando los eventos, con los seanchan sometiendo al horrible a'dam a las Sabias Shaido y un Rand cada vez más sumido en la oscuridad sin que pueda hacer otra cosa que asistir a Sorilea y ver qué pueden hacer las Sabias, Min, Nynaeve, Cadsuane y las otras Aes Sedai para impedir que el Car'a'carn pierda toda su humanidad.

Torres de Medianoche Editar

Rhuarc Amys Lian

Lian, Rhuarc y Amys (por Richard Boyé)

Egwene se reúne con Amys y Bair en el Corazón de la Ciudadela en el Mundo de los Sueños para anunciarles que los seanchan han capturado a Elaida a'Roihan y que ahora ella es la Sede Amyrlin de la Torre Blanca reunificada. Las tres Caminantes de Sueños hablan de Rand y las Sabias no ocultan su orgullo por el hecho de que éste haya recuperado su antigua personalidad, haya adquirido una gran sabiduría y esté dispuesto a "abrazar la muerte". Egwene les alerta de que Rand pretende romper los sellos de la prisión del Oscuro, lo que preocupa visiblemente a los dos Sabias y hace que anuncien que deben consultarlo con Sorilea y las demás de inmediato. Amys, junto con Bair y Melaine, volverá a encontrarse con Egwene en el Tel'aran'rhiod unos días más tarde, con un doble motivo. En primer lugar, reunirse con las Aes Sedai y las Detectoras de Vientos y acordar un sistema de intercambio de aprendizas y, en segundo lugar, para ayudar a la joven Amyrlin en la lucha contra Mesaana y el Ajah Negro. Amys y las otras Sabias combaten con valor y, al enterarse de que Egwene en persona ha derrotado a la Renegada, quedan vivamente impresionadas y satisfechas de lo mucho que ha progresado su antigua discípula.

Un Recuerdo de Luz Editar

A su regreso de Rhuidean, Aviendha revela a Sorilea, Amys, Bair, Melaine y Kymer que las columnas de cristal le han mostrado un futuro en el cual los Aiel se aniquilan a sí mismos movidos por la ambición y el deshonor y buscando una guerra con los seanchan, que termina desterrándoles de regreso al Yermo y cazándoles como animales salvajes. Muy preocupadas ante esto, las Sabias tratan de pensar una forma de burlar este futuro, pero el tiempo se les echa encima y muchas de ellas acuden a la esperada reunión que Rand ha convocado en Campo de Merrilor con Egwene y todos los gobernantes de las tierras húmedas, salvo los seanchan. Amys es una de las Sabias que acuden al encuentro y, junto con otras Sabias, es una de los partidarios de la tesis de Egwene, contraria a la rotura de los sellos. El encuentro está a punto de desembocar en un descorazonador conflicto interno entre las fuerzas de la Luz, mas el regreso de Moraine evita llegar a tal extremo y consigue acercar las posturas entre ambos bandos. En el momento de firmar la Paz del Dragón Aviendha insiste ante la atenta mirada de Sorilea, Amys y otras Sabias en que los Aiel sean incorporados al tratado, con la esperanza de cambiar el futuro que esconden las columnas de cristal de Rhuidean.

En los preliminares del Tarmon Gai'don el Tel'aran'rhiod se ha convertido en un lugar peligroso hasta para las Caminantes de Sueños, por lo que las tres Sabias con este Talento se reúnen en él una última vez con Egwene, despidiéndose con afecto de ella y advirtiéndole de que el uso continuado del fuego compacto está comenzando a afectar a la propia estructura del Entramado. Más adelante, Amys vuelve a ser vista tomando parte activa en la Batalla de Thakan'dar, donde dirige uno de los círculos de coligación que se enfrentan a los Señores del Espanto, hasta que son atacados por Hessalam, una de los Renegados. A modo de contraataque, Aviendha, Alivia, Talaan din Gelyn, Cadsuane Melaidhrin y Amys, algunas de las más poderosas encauzadoras de la Luz presentes en el campo de batalla, unen fuerzas y combaten contra Hessalam. La última vez que se menciona a Amys, la Renegada lanza sobre ella una cadena de relámpagos que la arroja al suelo, mas se desconoce si la Sabia muere a consecuencia de ello o logra sobrevivir.

Personalidad Editar

Los habitantes de las tierras húmedas no dejan de considerar extrañas la mayoría de las costumbres Aiel, y en virtud a ello Amys puede parecer una mujer tan fría, inflexible y orgullosa como cualquier Sabia, y aún más que cualquier Aes Sedai en ciertos aspectos. Sin embargo, cuando uno está lo bastante acostumbrado a la forma de ser de los Aiel, Amys adquiere una perspectiva más justa, amable e incluso maternal con sus seres queridos, si bien siempre con un fuerte toh y una presencia que impone respeto por sí sola. La Sabia es una maestra estricta, pero ha sabido hacerse querer de verdad tanto por Egwene como por Aviendha (sobrina de Lian, su querida hermana conyugal), aunque al principio ésta se mostraba claramente hosca y recelosa por haberse visto obligada a abandonar la lanza, exactamente la misma renuncia que tuvo que hacer Amys en su juventud.

Poderes y habilidades Editar

Poder Único: No todas las Sabias pueden encauzar el Poder Único, y son muy pocas las que lo hacen con fuerza semejante o superior a la de Amys. A partir de apreciaciones y comentarios de Egwene, se cree que Amys debe ser igual o ligeramente inferior en el dominio del Saidar a Moraine Damodred, una de las Aes Sedai más poderosas hasta la llegada de la "nueva generación" de prometedoras mujeres. En los últimos meses Amys y las otras Sabias encauzadoras han desarrollado una gran destreza y muchos tejidos nuevos, incluyendo el Talento perdido del Viaje, en gran medida gracias a la retribución de Egwene a Amys y las otras Caminantes de Sueños por sus enseñanzas.

Caminante de Sueños: Precisamente, es el conocimiento del Tel'aran'rhiod el que hace a Amys (y a sus amigas Bair, Melaine y Seana) unas Sabias muy especiales, las únicas Caminantes de Sueños identificadas como tales, sin duda dotadas con lo que las Aes Sedai denominan el Talento del Sueño que también posee Egwene al'Vere. Las Caminantes de Sueños tienen de vez en cuando sueños proféticos y no necesitan del apoyo de un ter'angreal para moverse a su antojo por el Tel'aran'rhiod o por el extraño mundo intermedio entre éste y los sueños comunes. La Torre Blanca había perdido este Talento, pero ha permanecido fuerte en el Yermo de Aiel, y Amys y las otras Caminantes de Sueños son particularmente poderosas en esta facultad tan útil.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.