FANDOM


Ataque Trolloc

Batalla de Campo de Emond

Se conoce como Batalla de Campo de Emond a la lucha final entre los habitantes de la plácida y apartada región de Dos Ríos y los Engendros de la Sombra en 999 NE. Aunque este enfrentamiento fue el último de una serie de ataques que se habían extendido a lo largo de varias semanas e incluso meses, es considerado sin lugar a dudas el más importante de ellos, ya que supuso la aniquilación total de los Trollocs, la expulsión de los Hijos de la Luz y la confirmación de Perrin Aybara como líder de su gente.

Antecedentes Editar

En su insaciable ansia de venganza sobre Rand al'Thor y sus compañeros, Padan Fain se trasladó de Falme a la Fortaleza de la Luz durante el invierno de 998-999 NE y se las arregló para convertirse en uno de los hombres de confianza de Pedron Niall, el Capitán General de los Hijos de la Luz, bajo el alias de Ordeith. Al tener noticias de la reciente proclamación de Rand como el Dragón Renacido, Niall comenzó a prestar crédito a las palabras de Ordeith, quien le aseguraba que Dos Ríos era un nido de Amigos Siniestros que necesitaba ser purificado cuanto antes por la Luz. Finalmente, Niall consintió en enviar a varios centenares de sus hombres a Dos Ríos a las órdenes de Dain Bornhald, cuyo intenso odio por Perrin Aybara fue aprovechado por Ordeith para iniciar una auténtica cacería en Dos Ríos sobre las familias y seres queridos de Rand, Mat y Perrin.

Padan Fain5

Ordeith

Siguiendo el deseo expreso de Ordeith, poco después de llegar a Dos Ríos los Capas Blancas arrestaron a la madre y las hermanas de Mat Cauthon y a Haral y Elsbet Luhhan. Tam al'Thor y Abell Cauthon consiguieron escapar y esconderse para planear el rescate de los suyos, pero sus granjas fueron arrasadas. Peor suerte aún corrió la familia Aybara, que fue salvajemente asesinada por Ordeith después de que éste se enfureciera con ellos cuando se rieron en su cara al oír la acusación de que Perrin era un Amigo Siniestro. El objetivo de Ordeith era claro: sembrar el terror, doblegar y quebrantar a Dos Ríos, con la esperanza de que tarde o temprano acudieran allí Rand o algún otro de sus amigos y así poder acabar con ellos.

Mientras tanto, aun entre la Sombra se consideraba a Padan Fain un ser peligroso que debía ser eliminado antes de que se volviera totalmente imparable. Con la misión de destruirle, alguno de los Renegados envió a Dos Ríos al ser conocido como Verdugo, a quien le facilitó además unos miles de Engendros de la Sombra de los que poder disponer para enfrentarse a Fain, los Hijos de la Luz y los lugareños. El contingente de Trollocs y Myrddraal pudo trasladarse hasta Dos Ríos con gran rapidez a través de los Atajos, de la misma forma que hizo en la Noche de Invierno del año anterior, gracias a la existencia de una puerte próxima a la ubicación de la antigua capital de Manetheren, en las Montañas de la Niebla. A la vez que iban instalándose más y más Trollocs en Dos Ríos, Verdugo se dedicó a cazar a los lobos de la zona y se presentó entre los habitantes del lugar como un noble, Lord Luc.

Estando en la Ciudadela de Tear con el resto de sus amigos, a Perrin le llegan rumores de la presencia de Capas Blancas en Dos Ríos y decide ir en auxilio de los suyos, aun cuando ni Rand ni Mat pueden acompañarle por tener que ocuparse de otros asuntos. Preparado para cualquier cosa y con la creencia de que ésta va a ser su última aventura, Perrin se traslada a Dos Ríos por los Atajos con la ayuda de Loial y, pese a sus deseos, ambos son acompañados por Faile Bashere y los guerreros Aiel Gaul, Chiad y Bain. Después de un peligroso trayecto en el que están a punto de caer víctimas del Machin Shin, los viajeros emergen por el acceso de la perdida Manetheren y descienden hasta el lugar natal de Perrin, Campo de Emond.

Preparativos Editar

Perrin 3

Perrin

Lo primero que hace Perrin al enterarse de la dramática situación que atraviesa Dos Ríos es planear el rescate de los Luhhan y las Cauthon, aún retenidos en contra de su voluntad por los Hijos de la Luz. En su camino hacia el norte, Perrin y sus compañeros visitan varias granjas y se encuentran con que la gente ha optado por atrincherarse en sus dominios y hacer frente por su cuenta a los Engendros de la Sombra, tal y como les ha sugerido Lord Luc. En gran medida gracias a su condición de ta'veren, Perrin convence a la mayoría de las familias que resistan unidas y acudan a Campo de Emond para conseguir una mejor protección. Él mismo regresa a su pueblo después de rescatar a los prisioneros y sufrir una emboscada Trolloc y es entonces cuando se encuentra con que sus convecinos están listos para defender juntos sus hogares y que están dispuestos a que sea él quien los lidere en esta lucha.

Siguiendo las directrices de Perrin, todos los árboles que rodean Campo de Emond son talados, tanto para mejorar las defensas del pueblo en caso de asedio como para despejar el campo y facilitar la labor de arqueros. Con la madera resultante los habitantes de Campo de Emond levantan una empalizada hecha de afiladas estacas con la que rodean la localidad. Haral Luhhan construye una docena de catapultas, cuyo propósito será lanzar materiales que se incinerarán y explotarán cuando impacten sobre sus enemigos gracias a la acción de las dos Aes Sedai que se encuentran allí, Verin Mathwin y Alanna Mosvani. No hay nadie que permanezca ocioso mientras Campo de Emond se prepara para el ataque de los Trollocs: herramientas e instrumentos empleados por los granjeros en su día a día se convierten en armas, se fabrican nuevos arcos y hasta los chicos más jóvenes colaboran fabricando flechas.

La batalla Editar

Primeros ataques Editar

Batalla Campo de Emond

Mapa de la batalla

La primera acometida que sufre Campo de Emond de los Engendros de la Sombra está compuesta de apenas unos 500 Trollocs y algunos Myrddraal, que se lanzan contra el pueblo para probar sus defensas. Las medidas tomadas por Perrin resultan ser fundamentales, ya que en el trecho que separa la linde del bosque del pueblo los arqueros pueden actuar con gran celeridad y acaban con todos sus enemigos antes de que lleguen siquiera a tocar la empalizada. La victoria es absoluta, pero la gente de Campo de Emond no se deja engañar, ya que comprenden que este movimiento ha sido realizado por los Fados con el propósito de determinar cómo están organizados y su capacidad de reacción ante un ataque.

En los siete días posteriores al primer ataque, los Trollocs continúan atacando en un número cada vez mayor, de tal modo que los defensores apenas tienen un momento de descanso y se ven forzados a combatir en la propia empalizada en al menos tres o cuatro ocasiones. No se aporta mucho detalle acerca de estos ataques, más allá de que los habitantes de Campo de Emond cada vez se ven más apurados y de que a estas alturas no queda ni un solo instrumento de labranza que no haya sido convertido en un arma por los desesperados aldeanos.

Lucha final Editar

La ola de ataques que sufre Campo de Emond se detiene de inmediato cuando Loial y Gaul consiguen sellar permanentemente la puerta de los Atajos, impidiendo así que lleguen más refuerzos desde la Llaga. Ante este cambio en la situación, los Engendros de la Sombra cambian de táctica y se reúnen en una única y enorme aglomeración con la que descargar toda su fuerza de una vez sobre Campo de Emond y arrasar definitivamente el lugar. Cuando llega el día planeado, los Trollocs se sitúan al norte y al sur de Campo de Emond en torno a una hora antes del mediodía y se disponen a atacar de forma simultánea desde ambos frentes. Sus números no llegan a especificarse, pero en todo momento se habla de varios miles de Engendros de la Sombra.

La mayoría de los defensores de Campo de Emond se sitúan en las zonas norte y sur para encararse directamente con los Trollocs, aunque Perrin tiene la precaución de establecer destacamentos de menor tamaño también al este y al oeste, para evitar que les cojan por sorpresa posibles ataques por los flancos. Abell Cauthon se ocupa de los hombres situados al oeste, Jon Thane y Samel Crawe de los del este, Tam al'Thor lidera a los del sur y Bran al'Vere encabeza a los del norte de forma nominal, ya que Perrin decide combatir en este último frente y sus convecinos le tratan como si fuera el líder de todos ellos. En el Prado, en el mismo centro del pueblo, permanecen las mujeres, los ancianos y los niños, junto con un grupo de Tuatha'an y cuatrocientos Capas Blancas a las órdenes Dain Bornhald. Las dos Aes Sedai y sus Guardianes se unen a la lucha, situándose Verin en el norte y Alanna en el sur, cerca de las catapultas.

Verin9

Verin luchando contra los Trollocs (por Jieroque)

Como en anteriores ocasiones, los Trollocs se lanzan a la carrera contra la empalizada, llegando a sus pies y trabándose en combate directo con los habitantes de Campo de Emond. El número de Engendros de la Sombra es demasiado alto como para que los arqueros puedan derribar a sus enemigos antes de que éstos lleguen hasta sus propias líneas, por lo que la mayoría de los combatientes se retiran de forma ordenada y comienzan a luchar entre las casas, tratando de aprovechar al máximo su conocimiento sobre el terreno. Los Hijos de la Luz, pese a que en un primer momento parecían estar dispuestos a ayudar a la gente de Dos Ríos, finalmente permanecen de brazos cruzados en el Prado. Este hecho mueve a las mujeres a acudir en auxilio de los hombres y luchan codo con codo con ellos. Sin embargo, y pese a su ayuda, poco a poco los defensores van perdiendo terreno y se ven superados por los Trollocs, mucho más numerosos, fuertes y mejor preparados que ellos.

Es innegable que la Batalla de Campo de Emond habría terminado con una masacre y la destrucción total del lugar de no ser por la inesperada llegada de refuerzos de los otros pueblos de Dos Ríos, que acuden en ayuda de sus vecinos. Desde el sur llega un destacamento de arqueros de Deven Ride, muy poco tiempo antes de que aparezca en el norte una fuerza de composición similar formada por habitantes de Colina del Vigía. Estos últimos han sido llevados allí a toda prisa por Faile Bashere, quien desoye las peticiones de Perrin de ponerse a salvo y en cambio trae consigo ayuda que resulta fundamental para asegurar la supervivencia de Campo de Emond. En cuanto tienen a tiro a sus enemigos, los arqueros de Colina del Vigía y de Deven Ride descargan sus flechas sobre ellos, aprovechando su posición en la retaguardia de las fuerzas de la Sombra. En cuestión de unos minutos la práctica totalidad de los Trollocs son aniquilados y, aunque los Fados tratan de cargar contra ellos, son abatidos por una cortina de flechas desde ambos lados.

Consecuencias Editar

Poco después de terminar la lucha, los Hijos de la Luz tratan de arrestar a Perrin acusándolo de ser un Amigo Siniestro, pero los aldeanos se unen e impiden que le hagan daño. Sintiéndose apoyado por los suyos, Perrin ordena a los Capas Blancas que se marchen de Dos Ríos y los dejen en paz si no desean enfrentarse a ellos. Bornhald ha de tragarse su orgullo y su rencor y no tiene más remedio que irse junto a los suyos. Ordeith ya había desaparecido varios días antes, después de que los Trollocs destruyeran Embarcadero de Taren, y a estas alturas se dirige hacia el este, deseando recuperar cuanto antes la daga de Shadar Logoth. Verdugo también se marcha de Dos Ríos después de haber fracasado en su misión, aunque manteniendo su deseo de venganza sobre Perrin, quien poco antes lo desenmascaró e hirió de gravedad al pillarle por sorpresa en el Tel'aran'rhiod.

La batalla concluye con la totalidad de los Engendros de la Sombra aniquilados, lo que supone el fin definitivo de fuerzas de la Sombra en Dos Ríos y la liberación de la región del terror y los ataques sufridos en los últimos meses a manos de los Trollocs. La heroica resistencia de Campo de Emond no sólo consagra al pueblo como el centro neurálgico de Dos Ríos sino que es la confirmación, a ojos de los tozudos habitantes del lugar, de la capacidad de liderazgo de Perrin Aybara. En los días siguientes los Consejos del Pueblo y Círculos de Mujeres de Campo de Emond, Colina del Vigía, Deven Ride y Embarcadero de Taren aceptarán de buen grado la supremacía de Perrin, lo que supone un cambio radical sobre las costumbres de Dos Ríos y sitúa al joven ta'veren en la senda que terminará por convertirlo en máximo responsable y gobernante del lugar.

Resumen Editar

Dos Ríos La Sombra
Integrantes
Líderes destacados

-

Fuerzas
  • Miles de Trollocs
  • Varios Myrddraal
  • Verdugo
Resultado

Bando victorioso

  • Dos Ríos recupera su libertad e independencia
  • Varias bajas

Bando derrotado

  • Los Engendros de la Sombra son totalmente aniquilados