FANDOM


Dobraine Taborwin
Dobraine
Información cronológica
Primera mención CEL 45
Primera aparición CEL 46
Última aparición LT 42
Última mención TDM 50
Información biográfica
Nombre completo Dobraine Taborwin
Nacionalidad Cairhien
Información política
Título Lord
Cabeza Insigne de la Casa Taborwin
Administrador de Cairhien (IX - XIII)
Rango Noble de la Casa Taborwin
Afiliación Dragón Renacido (V - XIV)
Ocupación Administrador de Cairhien (IX - XIII)
Descripción física
Género Hombre
Estatura Bajo
Pelo Gris
“Dobraine era digno de confianza. al menos tanto como podía serlo un cairhienino.”
   —Rand al'Thor

Lord Dobraine Taborwin es un noble cairhienino y Cabeza Insigne de la Casa Taborwin, una de las más poderosas e influyentes del reino. Al igual que la práctica totalidad de la nobleza de Cairhien, es un consumado participante del Juego de las Casas, pero además es un hombre de acción y veterano de numerosas batallas.

Apariencia Editar

Dobraine es un hombre de edad madura, con el pelo largo gris y afeitado en la parte delantera de su cabeza, a la usanza de los soldados cairhieninos. Es de corta estatura, con el rostro pálido y cuadrado, aspecto firme y curtido, y con los ojos hundidos. Viste con la sobriedad propia de los nobles de Cairhien, con ropas oscuras y mostrando su elevada posición con franjas de tela que le llegan a las rodillas con los colores de su casa, el azul y el blanco.

Sinopsis Editar

Cielo en llamas Editar

Después de atravesar una guerra civil y la invasión de los Shaido, Dobraine y los nobles cairhieninos consideran poco menos que su salvador al Dragón Renacido cuando éste inflige una severa derrota a los Shaido y los expulsa de las murallas de la capital. Una vez finalizada la Segunda Batalla de Cairhien, los representantes de las principales familias nobles del reino acuden a entrevistarse con Rand al'Thor, mas las Sabias les despiden sin miramientos, a esperas de que el joven descanse y recupere sus fuerzas. Los nobles son dirigidos por los tres Cabezas Insignes cairhieninos de mayor importancia en la actualidad, que son Lord Dobraine, Lady Colavaere y Lord Maringil, y han de esperar a que Rand entre en la ciudad y se instale en el Palacio del Sol para encontrarse con él. Desde un principio Dobraine parece ser uno de los más fieles al Dragón Renacido, y le facilita diversos informes sobre el movimiento de sus soldados o el estado de los muelles después del ataque de Lanfear.

El Señor del Caos Editar

Rand ha de distribuir su tiempo entre Cairhien y Caemlyn ahora que se ha hecho con el control de la capital de Andor, por lo que cuando regresa al Palacio del Sol es siempre recibido por grandes multitudes entre las que se encuentran Dobraine y los principales nobles cairhieninos y tearianos leales a él. Ahora que el Dragón Renacido ha restablecido buena parte del orden en Cairhien, la mayoría de los nobles han vuelto a conspirar entre sí y a prestar oídos a la embajada de Aes Sedai que les asegura que el Dragón Renacido desaparecerá de sus vidas a no mucho tardar. Sin embargo, Dobraine no comparte las intrigas de los otros nobles y, en claro contraste con ellos, en sus últimos encuentros con Rand se percibe en él un aire preocupado y meditabundo. El sentimiento de lealtad que ha desarrollado hacia el Dragón Renacido es genuino, y así lo demuestra cuando resulta patente que Rand ha sido secuestrado por las Aes Sedai rebeldes y Dobraine encabeza un pequeño ejército de quinientos hombres con los que sigue a Perrin Aybara en una veloz misión de rescate. Dobraine y sus hombres luchan en la Batalla de los Pozos de Dumai, pero antes de salir de Cairhien tiene tiempo de analizar con Berelain Paeron los perturbadores asesinatos de Lord Maringil y el Gran Señor Meilan, determinando que han sido obra de Lady Colavaere.

La Corona de Espadas Editar

Icono Cairhien.svg

La puesta de largo de los Asha'man en los Pozos de Dumai ocasiona una tremenda masacre entre los enemigos de Rand y el Dragón Renacido recupera su libertad. Dobraine es uno de los cabecillas de la coalición que encabezan el regreso a Cairhien y de los primeros en enterarse de que Colavaere se ha autoproclamado reina. Rand no se deja intimidar por este hecho y se encara con la propia Colavaere ante el mismo Trono del Sol, a la vista de Perrin, Berelain, Dobraine y los otros principales nobles cairhieninos. El Dragón Renacido se impone sin problemas a Colavaere, le retira la corona y ordena su destierro, tras lo cual se marcha del lugar dejando atrás a Dobraine para que se ocupe de la dama, que se ha desmayado a causa de la impresión. El Cabeza Insigne de la Casa Taborwin no censura en absoluto la actuación del Dragón Renacido sino que de hecho la apoya, mas no duda en avisarle de que los antiguos aliados de Colavaere intentarán vengarse y tratarán de hacerlo a través de víctimas más fáciles como Berelain o Faile Bashere, que han contribuido a su derrocamiento. Esta observación sin duda influye en que, muy poco después, Rand decida enviar a ambas mujeres y a Perrin lejos de Cairhien y les asigne una misión en Ghealdan, haciendo creer a los cairhieninos que se ha enemistado con su viejo amigo.

El Camino de Dagas Editar

Mientras Rand se encuentra en Illian y combatiendo a los seanchan, Dobraine permanece a cargo de Cairhien y escribe con frecuencia al Dragón Renacido, aunque en la mayoría de sus cartas escasean las buenas noticias. Cuando Rand regresa al Palacio del Sol, el noble cairhienino acude a recibirle y le pone al corriente de los últimos sucesos, incluyendo la desaparición de Toram Riatin, la entrada en la capital de algunos de los nobles rebeldes a él y escucha los avances de las Aes Sedai en la forja de un buen pacto con los Atha'an Miere. Dobraine no oculta su preocupación sobre este último punto, pues entiende que en el acuerdo varias ciudades se verán obligadas a renunciar a parte de su soberanía en favor de los Marinos, mas Rand le tranquiliza.

El Corazón del Invierno Editar

A raíz del ataque de los Asha'man traidores y de la destrucción de una parte del Palacio del Sol, Rand al'Thor abandona Cairhien y deja a cargo del reino a Lord Dobraine, a quien nombra oficialmente su Administrador, hasta que Elayne Trakand se encuentre en disposición de reclamar para sí el Trono del Sol. Siguiendo las órdenes del Dragón Renacido, los hombres de Dobraine permiten salir de la ciudad a Lady Caraline Damodred y el Gran Señor Darlin Sisnera, antes fervientes opositores de Rand, quienes toman un barco en dirección a Tear. Rand ha sorprendido a todos al nombrar Administrador en Tear a Darlin, consciente de que una persona crítica y leal a su país será la más indicada para gobernarlo en ausencia suya.

Encrucijada en el crepúsculo Editar

La fidelidad sin fisuras de Lord Dobraine hacia el Dragón Renacido está a punto de costarle la vida, ya que el noble es atacado en sus propios aposentos, seguramente por unos Amigos Siniestros que tratan de dar con el paradero de los sellos de la prisión del Oscuro. Dobraine está a punto de morir, y sólo le salva la veloz intervención de Samitsu Tamagowa, considerada la Aes Sedai con un mayor Talento para la Curación. No obstante, y a fin de no poner arriesgar más de la cuenta el débil hilo de vida que le resta al cairhienino, Samitsu no realiza de forma completa su Curación para que no fallezca a causa de la debilidad que provoca el tejido, de forma que la recuperación es lenta y precaria.

Cuchillo de sueños Editar

Una vez que Dobraine se ha repuesto del atentado que ha sufrido, Rand le envía a él y a Rhuarc a Arad Doman, con el objetivo de inspeccionar el país, determinar hasta qué punto es grave la situación en aquel lugar y encontrar a algún interlocutor con el que poder acordar una forma de remediar el caos que se está viviendo dentro de sus fronteras.

La tormenta Editar

Las fuerzas de Dobraine y Rhuarc aseguran el control sobre la capital domani, Bandar Eban y en cuestión de unos pocos días el lugar ya no guarda ningún peligro que pudiera amenazar la presencia en él del Dragón Renacido. El noble cairhienino en persona da la bienvenida a Rand cuando éste entra en la ciudad, pero éste le sorprende asignándole de inmediato una nueva misión, sin apenas cerciorarse de que haya terminado con su labor en Arad Doman. Dobraine no oculta del todo su decepción ante este nuevo encargo, aunque lo acata sin más quejas y, junto con sus hombres, es enviado a la Ciudadela de Tear para reunirse con Darlin, por entonces ya coronado primer rey de Tear. Unas semanas más tarde, cuando Rand regresa a la Ciudadela, Dobraine y Darlin son los primeros en darle la bienvenida.

Después de ser visto en la Ciudadela de Tear, Lord Dobraine no vuelve a aparecer en la historia, y apenas es mencionado para señalar que no ha regresado a Cairhien en el momento en que Elayne llega a la ciudad y es coronada reina, de acuerdo con los deseos de Rand. Se sobreentiende que el fiel Dobraine ha debido de permanecer junto a Darlin y el resto del contingente teariano desde entonces, mas se ignora el papel que ha llegado a jugar en la Última Batalla y hacia dónde se dirigen sus pasos una vez que ésta ha terminado.

Personalidad Editar

El caso de Lord Dobraine es ciertamente insólito, ya que es el único noble cairhienino de importancia y jugador del Daes Dae'mar que desde un principio apoya por entero al Dragón Renacido, sin dobleces ni propósitos ocultos. Rand se pregunta a menudo acerca de los verdaderos motivos de Dobraine y se cuestiona si no ansiará sentarse sobre el Trono del Sol, mas lo cierto es que en ningún momento se ha visto en él otra ambición más que servir al Dragón Renacido y asegurar la paz en Cairhien. Pese a esta sorprendente franqueza, Dobraine ha sabido mantener a su familia como una de las más importantes de la nobleza cairhienina a lo largo de tantos meses convulsos, y ni siquiera ha dado muestras de temor ni de arrepentimiento por su alianza con Rand aun al haber puesto su vida en grave peligro.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.