FANDOM


Belal2

Be'lal, el Gran Señor Samon

Los Grandes Señores de Tear son los nobles que ostentan una posición de máximo liderazgo en Tear, a todos los efectos superior a la de otros miembros de la nobleza en las Tierras Occidentales, por ser los gobernantes de su nación, el único régimen oligárquico del que se tiene constancia. Los Grandes Señores de Tear gobiernan por encima de la baja nobleza y de los plebeyos desde la sede y símbolo por excelencia de su autoridad, la Ciudadela de Tear.

Funciones Editar

Los Grandes Señores de Tear forman una asamblea que hace las veces de órgano dirigente de todo Tear desde hace siglos. Aun antes de que existiera la propia nación de Tear, es probable que la Ciudadela de Tear ya se rigiera de esta forma en el pasado, ya que se tiene constancia de que el antiguo reino de Essenia también era una oligarquía. Sea como fuere, los Grandes Señores de Tear reciben este nombre en cuanto acceden a este órgano ejecutivo, aunque es posible que sea un título que pueda ser heredado u obtenido mediante matrimonio.

Presumiblemente por consenso, los Grandes Señores de Tear son los que dictan la Ley de la Tierra y presentan al resto de la nación su decisión como unánime. Los nobles de menor rango, los Señores de la Tierra, son los encargados de cumplir los edictos de los Grandes Señores de Tear en sus dominios. Al ser los nobles los encargados de dictar las leyes sin cortapisas, con el paso del tiempo se han convertido en líderes incontestables de todo Tear a todos los efectos, estableciendo una jerarquía social más rígida que en cualquier otra nación de las Tierras Occidentales, con numerosos privilegios sobre la clase noble y claros perjuicios sobre el pueblo llano.

Entre otras, las leyes que han implantado a lo largo de los tiempos los Grandes Señores de Tear incluyen la imposibilidad de construir más ciudades en su territorio aparte de la capital y Godan, la total dependencia de los plebeyos hacia sus Señores de la Tierra, su indefensión ante la "justicia", la prohibición a las Aes Sedai de residir en el país, el acoso comercial a Mayene o las restricciones de paso por los Dedos del Dragón. En gran medida, la impunidad con la que han actuado los Grandes Señores de Tear se ha fundamentado en su dominio sobre la Ciudadela de Tear, la única construcción que ha llegado intacta de la Era de Leyenda y reconocida por todos como la fortaleza inexpugnable que sólo caerá ante el Dragón Renacido, poco tiempo antes de la llegada de la Última Batalla.

Eventos recientes Editar

La postura ya de por sí intransigente y poco dada a negociar de los Grandes Señores de Tear se intensifica a finales de 998 NE y comienzos de 999 NE, cuando un recién llegado, el Gran Señor Samon, entra en la asamblea y se convierte en el líder de facto de Tear, asumiendo más poder que ningún otro noble en siglos. Lo que no pueden ni siquiera sospechar los otros Grandes Señores de Tear es que tras la identidad de Samon se esconde el mismísimo Be'lal, uno de los Renegados, cuyo plan es atraer a la Ciudadela a Rand al'Thor, el joven destinado a ser conocido en el mundo entero como el Dragón Renacido, para engañarle y así poder hacerse con Callandor, el poderoso sa'angreal custodiado en el Corazón de la Ciudadela. Sin embargo, Be'lal es asesinado mediante fuego compacto por Moraine Damodred y aquella misma noche la Ciudadela de Tear es conquistada por Rand y los Aiel, cumpliendo así una parte fundamental de las Profecías del Dragón y confirmándolo ante todo el mundo como el auténtico Dragón Renacido.

Darlin Sisnera

Darlin Sisnera

Después de la caída de la Ciudadela de Tear, los Grandes Señores son forzados por Rand no sólo a asumir su liderazgo como nuevo señor de Tear, sino también a aceptar todos los cambios impuestos por él sobre sus leyes, arcaicas e injustas. Antes de marcharse al Yermo de Aiel, el Dragón Renacido promulga leyes que benefician al pueblo llano, recortan poderes a los Grandes Señores y a los Señores de la Tierra y obligan a Tear a prestar ayuda a sus vecinos más debilitados, Mayene y Cairhien. Siguiendo el consejo de su amigo Thom Merrilin, Rand aprovecha la desunión de los Grandes Señores en su ventaja y ahonda en sus enemistades para impedir que se alíen contra él. A algunos de los nobles tearianos más poderosos Rand los envía a Cairhien para pacificar el país, sumido en una guerra civil, y asegurar su abastecimiento. Otros Grandes Señores de Tear permanecen en la Ciudadela, también a las órdenes de Rand, quien se marcha con la promesa de volver para recuperar Callandor.

La misma noche en que la Ciudadela de Tear fue tomada, el Gran Señor Darlin se marcha del lugar, en abierta rebelión contra el gobierno del Dragón Renacido. Este levantamiento es seguido por el de otros nobles, que en cuestión de unas semanas congregan sus fuerzas en Haddon Mirk y reciben durante un tiempo el apoyo de los nobles cairhieninos también contrarios a Rand. No obstante, después de que Darlin conozca en persona a Rand, empieza a mostrarse menos hostil con él y su postura se va suavizando hasta el extremo de aceptar la oferta del Dragón Renacido de convertirse en su Administrador en Tear en 1000 NE. Los otros nobles rebeldes se enfurecen ante lo que consideran una traición por parte de Darlin y lanzan un asedio sobre la ciudad de Tear y la Ciudadela. El sitio de Tear termina pacíficamente con la ayuda de las negociaciones de las Aes Sedai leales al Dragón Renacido y al efecto disuasorio de un ejército de grandes dimensiones próximo a los rebeldes.

Las condiciones de rendición de los rebeldes no dejan de ser curiosas, ya que suponen el fin definitivo de la autonomía de los Grandes Señores de Tear. Al negarse a rendir pleitesía de forma abierta a Rand al'Thor y a aceptar que Darlin sea un Administrador del Dragón Renacido, los nobles rebeldes solicitan el título de rey de Tear para Darlin, algo a lo que termina accediendo Rand. De esta forma, Darlin no sólo se convierte en el primer rey de Tear sino que termina con la rebelión y asegura la unidad de Tear de cara a la inminente Última Batalla, al mismo tiempo que se compromete a continuar con las reformas iniciadas por Rand.

Grandes Señores conocidos Editar

Se desconoce el número exacto de Grandes Señores de Tear en las fechas en que transcurren las novelas, y de hecho se sospecha que su número es bastante variable. Según se sabe, con el tiempo la composición del grupo ha variado ampliamente, pero siempre han oscilado entre seis y veinte miembros. Los Grandes Señores conocidos son:

Meilan

Meilan Mendiana