FANDOM


Sheriam4

Sheriam

“No creáis que estoy ciega para no darme cuenta de dónde reside el poder. Esa supuesta Antecámara piensa lo que vosotras seis le decís que piense.”
   —Tarna Feir al grupo de Sheriam

El grupo de Sheriam es el nombre informal que se ha dado a seis Aes Sedai que conformaron el núcleo dirigente y decisorio de la facción rebelde en la aldea abandonada de Salidar. Los lectores de las novelas también se suelen referir indistintamente a este grupo como el consejo de Sheriam o las Seis de Salidar (Salidar Six, en inglés), pero en cualquier caso está claro que, entre sus seis integrantes, Sheriam Bayanar fue la líder indiscutible. En este grupo hay representantes de todos los Ajahs que participan en la rebelión salvo el Ajah Amarillo, y sus nombres son:

Hechos Editar

Formación Editar

Después del golpe de estado encabezado por Elaida a'Roihan, estas seis hermanas se establecieron en Salidar y fueron velozmente encumbradas como líderes de la rebelión, disfrutando de una autoridad considerable hasta que hizo su aparición la Amyrlin destronada, Siuan Sanche. Ésta había sido neutralizada y ninguna Aes Sedai le debía ya obediencia alguna, pero su astucia y dotes persuasivas se mantenían incólumes y gracias a ello se las arregló para convencer al grupo de Sheriam de reforzar a las rebeldes estableciendo su propia Antecámara de la Torre y eligiendo una nueva Amyrlin con la que oponerse a Elaida. Al cabo de poco tiempo, se creó una Antecámara de la Torre en la que seguramente las Aes Sedai del grupo de Sheriam desempeñó un papel decisivo, si bien ninguna de ellas se hizo Asentada, con el propósito de evitar posibles conflictos de funciones y para no despertar suspicacias.

Icono Sueño.svg

La creación de una Antecámara de la Torre no perjudicó la influencia del grupo de Sheriam, que se las arregló para mantener su cuota de poder aun cuando entre las Asentadas se formasen dos bandos que ansiaban el poder, encabezados por Romanda Cassin y Lelaine Akashi. De hecho, ellas seis disfrutaron de la prerrogativa de visitar el Tel'aran'rhiod guiadas por Nynaeve al'Meara y Elayne Trakand y de tratar directamente con Gareth Bryne acerca del ejército que había empezado a reclutar. No obstante, el equilibrio de fuerzas y las constantes presiones en las facciones internas amenazaban con desbaratar la postura rebelde, algo que pudo comprobar en persona Tarna Feir, enviada por Elaida para parlamentar con sus rivales y ver si eran una amenaza real o no. Siuan era consciente también de este hecho, por lo que insistió a Sheriam y las demás en elegir una Amyrlin que contentase a todos y que pudiera unificar a las rebeldes y cimentar así su pulso con las hermanas fieles a Elaida.

Sheriam no reunía el número de apoyo necesarios para ser elegida Amyrlin, y si Romanda o Lelaine obtenían la estola ella y su grupo perderían todo el poder del que disfrutaban en Salidar, por lo que requerían de otra candidata. Ésta debería ser fuerte en el Poder Único, no haber estado en Tar Valon durante el derrocamiento de Siuan y, sobre todo, ser alguien a quien poder controlar desde las sombras. La conclusión más lógica a la que llegó el grupo de Sheriam es que la joven Aceptada Egwene al'Vere reunía todos los requisitos, por lo que la convocaron a Salidar y la presentaron a la Antecámara, alegando que en ningún lugar de la Ley de la Torre se especificaba que una mujer debía ser Aes Sedai para ocupar la Sede Amyrlin. A ojos de Sheriam y las demás, Egwene sería una perfecta marioneta con la que podrían asegurarse un mayor control por la Antecámara, a la vez que mantenían viva la lucha entre Romanda y Lelaine.

Desaparición Editar

Al principio, el grupo de Sheriam definió todo lo que Egwene tenía que hacer y decir en la Antecámara de la Torre. La propia Sheriam se convirtió en la Guardiana de las Crónicas, un gesto que no pasó desapercibido a Romanda y Lelaine y les confirmó que la auténtica amenaza era ella y no la muchacha a la que habían nombrado Amyrlin. Sin embargo, con la ayuda de Siyan, Egwene se fue liberando poco a poco de la influencia de Sheriam y en cuestión de unas semanas pudo volver las tornas y someter bajo su mando a su Guardiana de las Crónicas y a sus cinco aliadas. Además de las innegables dotes de Egwene y de los consejos de Siuan, resultó determinante el hecho de que la Amyrlin se enterase de que el grupo de Sheriam había enviado a diez Aes Sedai como espías a la Torre Blanca sin haberlo consultado previamente con la Antecámara. Egwene exigió un juramento de fidelidad a Sheriam, Anaiya, Myrelle, Beonin, Morvrin y Carlinya, con lo que aseguró su posición y ganó para sí a aliadas de peso.

Egwene Amyrlin7

Egwene

El grupo de Sheriam propiamente dicho y su propósito desaparecieron en el preciso momento en que Egwene se impuso a las seis Aes Sedai y las supeditó a sí misma. Aun así, todas ellas permanecieron unidas un tiempo más, oficialmente conformando el Consejo de Egwene, al que se unió Nisao Dachen en representación del Ajah Amarillo. Oficialmente todas ella figuraban como consejeras de la Sede Amyrlin, pero en realidad Egwene aprovechaba sus encuentros para impartirles diferentes órdenes de cara a la lucha con Elaida y a asegurar su control sobre la Antecámara de la Torre. Con la captura de Egwene, la permanencia del cuerpo de consejeras perdió todo el sentido que tuviera y acabó disolviéndose sin que ninguna de sus integrantes pudiera mantener una posición de poder mucho tiempo atrás. Los destinos de aquéllas que integraron el antes poderoso grupo de Sheriam fue el siguiente:

  • Sheriam se mantuvo como Guardiana de las Crónicas hasta el regreso de Egwene, quien la expuso como miembro del Ajah Negro y ordenó su inmediata ejecución.
  • Anaiya fue asesinada por Aran'gar aun antes de que Egwene fuese hecha prisionera, siendo reemplazada por Maigan en el consejo.
  • Myrelle formó parte de la embajada enviada a la Torre Negra a parlamentar con Asha'man. Con ella se encontraba también la Amarilla Nisao.
  • Beonin regresó a la Torre Blanca inmediatamente después de que Egwene fuese capturada, mostrando entonces que en secreto siempre había apoyado a Elaida.
  • Morvrin y Carlinya siguieron a Egwene cuando ésta reunificó la Torre Blanca y fueron dos de las que lucharon a su lado durante la Batalla en el Tel'aran'rhiod, en la que Carlinya perdió la vida.