FANDOM


LT Inglés1.jpg

Portada de la edición original de La tormenta

La tormenta (LT, según su abreviatura en español) es la duodécima novela de la saga La Rueda del Tiempo. Se encontraba incompleta cuando su autor, Robert Jordan, falleció el 16 de septiembre de 2007, por lo que su viuda y editora Harriet McDougal eligió al joven escritor Brandon Sanderson para finalizarla. En un principio, y tal como deseaba Jordan, se pensó en hacer del duodécimo volumen de La Rueda del Tiempo el último de la serie bajo el nombre que el propio Jordan tenía en mente: A Memory of Light (que bien puede ser traducido al español por Un recuerdo de Luz). Sin embargo, al poco de que Sanderson comenzara a escribir el libro quedó claro que sería necesario dividirlo, debido a la magnitud de notas y apuntes dejados por Jordan y el gran número de tramas que era necesario cerrar en un único libro.

Finalmente se decidió que A Memory of Light sería dividido en un total de tres libros, que bien podrían considerarse tres partes del último volumen de La Rueda del Tiempo, o bien los tomos número 12, 13 y 14 de la saga. El primero de ellos en ser publicado fue La tormenta (The Gathering Storm, TGS, en su edición original) el 27 de octubre de 2009, cuatro años después de la aparición de su predecesor, Cuchillo de sueños. Como éste y los otros tres libros anteriores de la serie, La tormenta entró directamente en la primera posición de la lista de ejemplares más vendidos del The New York Times. El libro recibió muy buenas críticas, alabándose el cuidado tratamiento de Sanderson en el trabajo de Jordan, el respeto a las ideas centrales de la saga, el cierre de algunas tramas y el ritmo rápido y trepidante del que carecían algunos de los libros centrales de La Rueda del Tiempo. En total, La tormenta consta de un prólogo, 50 capítulos y un epílogo.

La edición española de La tormenta fue publicada por Timun Mas en septiembre de 2010, menos de un año después del lanzamiento al mercado del libro en su edición original. De nuevo la traducción corrió a cargo de Mila López. De acuerdo con el último sistema de numeración implantado por Timun Mas, en el que los primeros libros de La Rueda del Tiempo aparecen divididos en dos partes y los más recientes permanecen en un único volumen, La tormenta es el número 18 de la serie.

Argumento Editar

Prólogo: El significado de la tormenta Editar

Graendal5.jpg

Graendal (por Fee-absinthe)

Provenientes del norte, unas nubes negras y plateadas comienzan a llenar el cielo como clara señal de una tempestad que decidirá el destino de todo el Entramado. La Última Batalla está a punto de comenzar, y todos los habitantes de las Tierras Occidentales lo han comprendido, después de haberse acostumbrado a ver fantasmas y de sufrir terribles burbujas malignas con cada vez más frecuencia. Los Trollocs han llegado a regiones muy al sur del continente gracias a los Atajos y ya han sido avistados por los seanchan, que hasta entonces los consideraban criaturas de leyenda e inventos destinados a atemorizarles. Es hora de que todos los seres humanos se unan contra el común enemigo, pero aún hay disensiones y sigue habiendo guerra con los seanchan en Arad Doman, gracias a la heroica resistencia de Rodel Ituralde.

Los Renegados son conscientes de la inminencia del Tarmon Gai'don y van tomando posiciones y movilizando sus redes de Amigos Siniestros. Demandred y Mesaana piden a Moridin ayuda para liberar a Semirhage, pues ésta ha sido capturada por el Dragón Renacido al fracasar en su intento de hacerle prisionero. El Nae'blis hace llamar a Graendal para esta entrevista y delante de ella se muestra implacable con Semirhage por haber estado a punto de matar a Rand al'Thor y haberle quemado la mano izquierda, por lo que no sólo no ayuda a los otros Elegidos, sino que les prohíbe que intenten rescatarla. Después de que Demandred y Mesaana se marchen, Moridin mantiene un aparte con Graendal y la felicita por su excelente labor desestabilizadora en Arad Doman. Esta nación es el nuevo objetivo de Rand, por lo que la Renegada deberá esforzarse más e impedir que el Dragón Renacido restaure el orden allí.

El Dogal de Dominio Editar

Rand se establece en la casa solariega del domani Lord Tallaen y desde allí supervisa la actividad de las tropas de Davram Bashere y de los Aiel que ha enviado a Arad Doman. Decidido a ser tan frío como el hielo y tan duro como el acero, Rand está abandonando poco a poco sus emociones y ya resulta difícilmente alcanzable incluso para sus seres más cercanos. La prioridad del Dragón Renacido es hablar cuanto antes con los seanchan y detener las luchas, para unir sus fuerzas en la Última Batalla. Pretendiendo hacer un gesto de acercamiento a ellos, Rand se encuentra con Rodel Ituralde, le convence para que se una a él y le emplaza a vigilar la frontera con la Llaga mientras él, Bashere y los Aiel se aseguran de mantener íntegras las fronteras de Arad Doman.

Rand 12.jpg

Rand al'Thor

Aviendha está a sólo unos metros de Rand, pero no hace ningún amago de acercarse ni de mantener siquiera una conversación con él, pues se ha prometido no ofrecerle matrimonio hasta que haya adquirido el honor suficiente para que ser digna de él. Por ello, sigue esforzándose en su aprendizaje de Sabia y haciendo todo tipo de tareas tan inútiles como frustrantes hasta que descubre que ésta era una prueba más en su formación. Satisfechas de que Aviendha haya sabido imponerse y demostrar la voluntad de una Sabia al enfrentarse a ellas, Amys y las demás se despiden de ella y la envían a Rhuidean, donde deberá superar la prueba que la convertirá en Sabia, al pasar por el ter'angreal que muestra las vidas de sus ancestros.

Por orden de Rand, Cadsuane Melaidhrin y las otras Aes Sedai interrogan periódicamente a Semirhage, pero al estarles prohibido torturarla no pueden extraer ninguna información útil de ella. La temible Renegada es inesperadamente liberada por Shaidar Haran, quien además la pone en contacto con la hermana Negra Elza Penfell y le entrega el Dogal de Dominio, con el que podrá controlar a Rand. Las dos mujeres utilizan el Dogal para torturar a Rand y hacer que casi estrangule a su amada Min Farshaw. Incapaz de tocar el Poder Único, Rand llega más allá de la desesperación y alcanza, para sorpresa de Semirhage, el Poder Verdadero, que emana directamente del Oscuro, probablemente gracias a su conexión con Moridin. Rand se libera y mata con fuego compacto a Semirhage y Elza, pero el daño sufrido ha sido muy alto, pues ha decidido hacerse aún más duro y carente de emociones. Negándose a atender a razones, castiga a Cadsuane y promete matarla si vuelve a ver su rostro, por lo que la tenaz Aes Sedai no tiene más remedio que mantenerse a una distancia prudencial de él y estar permanentemente encapuchada.

Los ta'veren son convocados Editar

La marcha forzada que ha imprimido a sus fuerzas ha hecho que Perrin Aybara y sus fieles estén de regreso en Ghealdan y sigan moviéndose con prisa hacia el norte, a medida que el tirón de ta'veren de Rand compele a su amigo a acudir a su lado y luchar junto a él en la Última Batalla. Faile Bashere ha acabado definitivamente con el peligro de los Juramentados del Dragón al matar a Masema Dagar, pero mantiene este hecho en secreto para su marido, como el gesto de respeto y recuerdo que ella y las otras mujeres capturadas por los Shaido tienen con sus protectores, muertos en la Batalla de Malden o por su propia mano durante su rescate.

Mat7.jpg

Mat Cauthon

Por su parte, Mat Cauthon y su grupo continúan su lento camino hacia Caemlyn pasando por los lugares más desolados de Murandy. El joven tiene una experiencia muy desagradable en el pueblo de Hinderstap, sobre el que pesa una horrible maldición que hace que sus habitantes enloquezcan todas las noches, se maten entre sí y despierten ilesos al día siguiente. Esta inusitada burbuja maligna permanente es una de tantas señales del Tarmon Gai'don, y Mat no puede hacer nada por ayudar a los lugareños. En su siguiente parada, Trustair, una inesperada visita acude al campamento de la Compañía de la Mano Roja: ¡Verin Mathwin! La hermana Marrón lleva semanas intentando Viajar a la Torre Blanca, pero tras varios intentos infructuosos llega a la conclusión de que uno de los ta'veren necesita de su ayuda y no tiene más remedio que esperar su llegada.

Después de poner al corriente a Mat de algunos de los últimos acontecimientos, Verin le ofrece abrirle un acceso a Caemlyn, pero a cambio le pide que cumpla lo que ella le ha dejado escrito en una carta lacrada. Mat no quiere comprometerse a algo así, sobre todo al tener que acompañar a Thom Merrilin a la Torre de Ghenjei, por lo que finalmente acuerda con Verin esperar treinta días en Caemlyn y, si la Aes Sedai no se presenta allí en ese plazo, Mat será libre de quemar la carta y hacer lo que desee.

Elaida, puesta contra las cuerdas Editar

Egwene al'Vere ya lleva varias semanas cautiva en la Torre Blanca, pero está consiguiendo poco a poco minar la autoridad de Elaida a'Roihan, ya de por sí bastante perjudicada por las tensiones entre los Ajahs que han dejado a las Aes Sedai al borde del precipicio. En sus reuniones en el Tel'aran'rhiod Siuan Sanche le advierte que debe darse prisa, pues en el campamento rebelde Lelaine Akashi se está postulando como líder y dirigente en sustitución suya y está aprovechando la ventaja que ahora tiene sobre su tradicional rival, Romanda Cassin. Egwene sabe que su labor es una carrera de fondo, y mantiene su actitud aunque con ello debe soportar las provocaciones de Elaida cuando le ordena que le sirva la cena. A fin de evitar un conflicto abierto, la muchacha vierte la sopa sobre la alfombra y hace que la enfurecida Sede Amyrlin la eche de sus aposentos.

Verin8.jpg

Verin Mathwin

La Amyrlin de las rebeldes no tiene tanta suerte la siguiente vez que se encuentra con Elaida, en esta ocasión cuando ésta cena con cinco Asentadas. Egwene no puede callarse y acaba enfrentándose a Elaida, derrotándola con su lógica y su dialéctica en todos los temas de conversación, y llegando a llamarla cobarde, tiránica y demasiado indigna incluso de ser considerada Amiga Siniestra. Esto provoca una ira sin igual en Elaida, quien propina una paliza con el Poder Único a Egwene, ordena que la encierren en las mazmorras y trata de acusarla de ser Amiga Siniestra. Como Elaida carece de pruebas para inculpar a Egwene, ésta es liberada y en su lugar se castiga a la Maestra de las Novicias, Silviana Brehon, por no poder controlar el comportamiento de la joven. Silviana se niega a renunciar al chal y también se enfrenta a Elaida, con lo que ésta ordena que la encierren y la neutralicen. El escándalo es mayúsculo y la desunión y el descontento con la Amyrlin llega hasta el Ajah Rojo.

Egwene vuelve a su habitación y se encuentra allí con Verin, quien le revela que pertenece al Ajah Negro. Aprovechando un vacío en los Juramentos que tuvo que prestar al unirse a la Sombra, por el que no podía traicionar a sus aliados hasta "la hora de su muerte", la Marrón se ha envenenado a sí misma y ha decidido emplear sus últimos instantes de vida en revelar a Egwene todo lo que ha aprendido en los últimos setenta años sobre las hermanas Negras y su organización. Verin le explica que, aunque no tuvo otra salida más que jurar fidelidad a la Sombra, usó su nueva posición para investigar a las Amigas Siniestras, y gracias a un meticuloso trabajo ha podido confeccionar un libro en el que ha recogido una información valiosísima del Ajah Negro y, lo que es aún más importante, la identidad de prácticamente todos sus miembros. Egwene se despide con pesar de Verin y alaba su trabajo y el gran sacrificio que ha realizado y, después de que la Marrón fallezca, comienza a estudiar su legado sin concederse ni un solo minuto de descanso.

Tras la pista de Graendal Editar

Rand se traslada a la capital domani, Bandar Eban, esperando conseguir que los Aiel traigan consigo a un número suficiente de miembros del Consejo de Mercaderes para que se puede elegir un nuevo rey, en caso de que no aparezca Alsalam Saeed Almadar. Gracias a los recuerdos y a la voz de Lews Therin Telamon, el Dragón Renacido cada vez está más seguro de que Graendal es quien está detrás de la caótica situación que está viviendo Arad Doman, pero sigue sin tener pruebas de ello ni un rastro que seguir. Deseando ayudarle en todo lo posible y ganarse su favor y confianza, Nynaeve al'Meara investiga por su propia cuenta y descubre que un mensajero que supuestamente fue envido por el rey Alsalam fue envenenado por su carcelero y que éste se encuentra bajo los efectos de un pesado y tremendamente complejo tejido de Compulsión, la marca maestra de Graendal. Rand le pide a Nynaeve que haga todo lo posible para retirarle la Compulsión al infeliz y, antes de que éste muera, tiene tiempo suficiente para revelar el lugar donde se esconde la Renegada: Refugio de Natrin.

Tuon.jpg

La Hija de las Nueve Lunas

Antes de ajustar cuentas con Graendal, Rand arregla un encuentro en Falme con la líder de los seanchan, Tuon Athaem Kore Paendrag, la auténtica Hija de las Nueve Lunas. La entrevista no puede ser más tensa, y cuando Tuon percibe el aura de oscuridad que rodea al Dragón Renacido y siente la influencia de su tirón de ta'veren (que tras su último encuentro con Semirhage ha perdido el equilibrio y sólo consigue efectos negativos), se niega a aceptar los términos y mantiene su postura. Rand se marcha muy molesto y decepcionado por este fracaso diplomático, mientras que Tuon queda tan impresionada por él que decide proclamarse inmediatamente Emperatriz y toma un nuevo nombre: Fortuona Athaem Devi Paendrag. La flamante nueva soberana sabe que con su próximo movimiento incurrirá en la ira del Dragón Renacido, pero se decide a ordenar un ataque sorpresa a la Torre Blanca para disminuir el número de marath'damane y reducir la fuerza de sus enemigos.

La oscuridad que parece rodear a Rand se hace aún más patente después de que acuda a Refugio de Natrin junto a Nynaeve y Min Farshaw para ocuparse de Graendal. Enviando al noble adulador Piqor Ramshalan, a través de Nynaeve Rand comprueba que aquel hombre ha sido víctima de una Compulsión similar, aunque no idéntica, a la que ya habían visto con anterioridad. Convencido entonces de que la Renegada reside en aquel palacio, Rand usa el poder del Choedan Kal para eliminar por completo la enorme construcción con una inmensa descarga de fuego compacto. Con este gesto acaba con las vidas de todos los residentes en Refugio de Natrin y causa un severo daño en el Entramado, algo que horroriza tanto a Min y Nynaeve que hace que se dirijan hacia Cadsuane en busca de consejo y ayuda. Por su parte, Rand renuncia a salvar a Arad Doman de los seanchan y la hambruna, pues apenas le falta tiempo para preparar la Última Batalla, y regresa a la Ciudadela de Tear.

La Torre Blanca resiste Editar

Egwene apenas tiene tiempo de advertir a Siuan en el Tel'aran'rhiod de los descubrimientos que ha hecho sobre el Ajah Negro, pues esa misma noche la Torre Blanca sufre la incursión seanchan. Arrancada del Mundo de los Sueños, Egwene reúne a su lado a varias novicias y establece un foco de resistencia que consigue mantener a raya a los invasores. Por estar bajo los efectos de la horcaria la joven recurre al Poder adicional que puede encauzar a través del sa'angreal más poderoso de la Torre, el sa'angreal de Vora y, convertida en la viva imagen de una Amyrlin de ira justiciera, fuego y relámpagos, derrota a decenas de enemigos y evita que muchas mujeres sean capturadas. Desgraciadamente, el conflicto interno que está viviendo la Torre juega en su contra y la heroica defensa de Egwene no impide que decenas de Aes Sedai mueran o sean capturadas por los seanchan, como es el caso de la mismísima Elaida.

Egwene Batalla.jpg

Egwene lucha con un raken

Desoyendo las órdenes de Egwene, Siuan Sanche dirige un pequeño grupo de rescate a la Torre Blanca, acompañada por Gareth Bryne y Gawyn Trakand. Siuan ha tomado como Guardián a Gareth, y, por permanecer juntos, ambos salvan sus vidas, tal y como pronosticó Min. Cuando Egwene recobra el conocimiento al día siguiente en el campamento rebelde, se enfada con Siuan y se lamenta por creer haber perdido su oportunidad de ganarse el respeto de las Aes Sedai de la Torre por su papel luchando contra los seanchan. Mas, sin permitirse ni un instante para lamentarlo, Egwene anuncia a las Asentadas lo que ha descubierto sobre el Ajah Negro y obliga a todas las mujeres a pronunciar los Tres Juramentos para demostrar que no son Amigas Siniestras. Casi todas las hermanas Negras identificadas se encontraban en el libro de Verin, y aquella misma mañana son ejecutadas un total de cincuenta, si bien cerca de veinte logran escapar. Entre las muertas se encuentra Sheriam Bayanar, la hasta entonces Guardiana de las Crónicas de Egwene.

La Sede Amyrlin de las rebeldes cree que la única salida que le queda es atacar la Torre Blanca, pero justo antes de llegar a este extremo las Aes Sedai de la Torre anuncian la desaparición de Elaida y proponen que Egwene sea la nueva Amyrlin. Ésta es apoyada por la totalidad de la Antecámara de la Torre legalista y elige inmediatamente como su Guardiana de las Crónicas a Silviana Brehon, tanto por considerarla la única mujer lo suficientemente íntegra y valiente como para arriesgarse a la cólera de Elaida, como para tener un gesto de respeto y conciliación con el Ajah Rojo. Las rebeldes regresan por fin a la Torre Blanca presentando sus disculpas ante Egwene y ésta lanza una arenga a todas las Aes Sedai, recordándolas que los siete Ajahs han de permanecer unidos y más allá de cualquier lucha mezquina para resistir las dificultades que se avecinan. A continuación, Egwene purga las hermanas Negras que había en Tar Valon (aunque varias de ellas también se las arreglan para escapar) e inicia la reconstrucción física y espiritual de la Torre Blanca.

La Epifanía del Dragón Editar

Siguiendo las instrucciones de Cadsuane, Nynaeve localiza al padre de Rand, Tam al'Thor, a quien llevan a la Ciudadela de Tear pensando que sólo él podrá romper el duro caparazón tras el cual se ha encerrado el Dragón Renacido. Desgraciadamente, Rand se enfada mucho cuando se entera que Tam fue enviado allí por Cadsuane y casi lo mata con fuego compacto antes de escapar con horror al darse cuenta de lo que ha estado a punto de hacer. Rand Viaja a Ebou Dar con la intención de destruir todo el ejército seanchan, pero tampoco encuentra las fuerzas necesarias para ello al ver lo pacífica y segura que es la vida en la ciudad y lo satisfechos que parecen estar sus habitantes de la presencia de los supuestos invasores. Enloquecido de furia y de pena, vuelve a Viajar y ahora se dirige a un lugar jamás hollado por el ser humano: la cima del Monte del Dragón, el sitio donde Lews Therin dio fin a su desdichada existencia.

Lews Therin Telamon4.jpg

Lews Therin Telamon

Desesperado al pensar en la futilidad de una vida de constantes muertes y renacimientos, Rand cree que Moridin bien puede tener razón y sea necesario acabar con todo, por lo que usa el Choedan Kal para absorber una cantidad de Poder tan gigantesca que con ella podría destruir el mundo entero. Antes de hacerlo, en su interior la voz de Lews Therin tiene un momento de lucidez y sugiere que el eterno girar de la Rueda del Tiempo existe para que todos puedan tener una nueva oportunidad de hacer las cosas bien. Rand se sorprende al hacer este descubrimiento, que supone su Epifanía, y lanza todo el Poder que ha absorbido sobre el Choedan Kal, destruyéndolo. En su fuero interno Rand sabe que nunca más volverá a oír la voz de Lews Therin, ya que desde el principio fueron el mismo ser, y por fin vuelve a ver el mundo libre de ataduras, cargas y responsabilidades, riéndose de nuevo en la cima del mundo. Mientras dura su risa, la primera genuina en varios meses, se hace un hueco en las amenazantes nubes y la luz del sol inunda el Monte del Dragón.

Progreso de los personajes Editar

  • Rand al'Thor: en su deseo de aislarse de cualquier emoción y volverse duro como el cuendillar Rand llega a tocar fondo antes de volver a emerger a la Luz. Después de acceder involuntariamente al Poder Verdadero toda su influencia de ta'veren pasa a ser de índole negativa y los actos que realiza son malignos a ojos de sus seres queridos. Ansioso de acabar con todo, Rand tiene su revelación final en el Monte del Dragón, donde se reconcilia consigo mismo y con el papel que ha de jugar en el Entramado y por fin recupera las risas y las lágrimas.
  • Egwene al'Vere: la Sede Amyrlin de las rebeldes ve coronada con el éxito su misión, pero no obtiene ninguna satisfacción personal de ello, pues le duele enormemente ver el daño que Elaida, el Ajah Negro y los seanchan han ocasionado a la Torre Blanca. Pese a ello, demuestra una vez más su fortaleza de carácter y su firme voluntad y carga sobre sus hombros la ansiada reunificación de la Torre y cerrar las numerosas heridas que las Aes Sedai han sufrido en los últimos meses.
  • Mat Cauthon: aunque sus pensamientos vuelan con frecuencia hacia Tuon, Mat no olvida sus responsabilidades y continúa dirigiendo a su ejército a través de tierras murandianas. En medio de sus aventuras mantiene su intención de que sus fuerzas se establezcan en Caemlyn y que allí Aludra cree sus armas de asedio mientras él y Thom se ocupan de rescatar a Moraine Damodred, una responsabilidad ante la que no está dispuesto a retroceder aunque le incomode tanto la idea de volver a encararse con los alfinios y los elfinios.
  • Nynaeve al'Meara: la antigua Zahorí es consciente de que el tiempo de ayudar a Lan se le acaba, pero por más que intenta convencer a Rand de que ayude a su marido y dé inicio a la Última Batalla, sus peticiones son desoídas. Ansiosa por ayudar al Dragón Renacido e impedir que acabe volviéndose peligroso para el mundo entero, Nynaeve llega incluso a humillarse ante Cadsuane, por más que le disguste trabajar con ella. No obstante, la Aes Sedai Amarilla tiene tiempo para hacer nuevos y valiosos descubrimientos, en este caso cómo deshacer los tejidos tan pesados y complejos de la Compulsión de Graendal.
  • Gawyn Trakand: el joven se entera de que su amada Egwene ha sido hecha prisionera en la Torre y, dolido por sentirse manejado por todas las Aes Sedai independientemente de su bando, da la espalda a los Cachorros y acude al campamento rebelde en busca de noticias de Egwene. Él, junto con Siuan y Gareth, tomará parte en el rescate de Egwene durante la incursión seanchan, si bien aún le cuesta asumir que la muchacha a la que ama es también la Sede Amyrlin y que debe anteponer sus responsabilidades a sus sentimientos, por fuertes que éstos sean.
  • Siuan Sanche: no sólo es una de las aliadas más valiosas con las que cuenta Egwene sino que, tal y como ha demostrado, su sentido de la amistad va más allá de su fidelidad, y no sólo se arriesga a la ira de la Amyrlin por organizar su rescate, sino que acepta la pérdida de confianza con resignación y sabiendo que ha hecho lo correcto. En el terreno personal ella y Gareth Bryne acaban aceptando los sentimientos que sienten el uno por el otro y demuestran ser un excelente equipo una vez que se han vinculado. Aun así, Siuan se niega a contraer matrimonio con el hombre al que ama hasta que la misión que inició hace más de veinte años haya finalizado.

Análisis estadístico Editar

La tormenta consta de un total de 50 capítulos, un prólogo y un epílogo, que están distribuidos de la siguiente manera:

Punto de vista de la narración % Capítulos
Egwene al'Vere 21,08 2, 6 (20%), 12, 16, 25 (43%), 38, 39, 40 (32%), 41 (17%), 43 (55%), 45, 46, Epílogo (97%)
Rand al'Thor 14,91 1, 5 (65%), 15 (35%), 22 (85%), 29, 31 (53%), 35 (38%), 42, 47, 49, 50
Matrim Cauthon 10,75 20, 27, 28, 34, 36 (76%)
Nynaeve al'Meara 8,86 7, 32, 33, 44
Gawyn Trakand 6,81 4, 13, 24, 30, 41 (19%)
Siuan Sanche 4,86 8, 18, 40 (40%), 43 (12%)
Aviendha 4,73 3, 11, 15 (21%), 26 (67%)
Min Farshaw 4,36 15 (44%), 37, 48
Cadsuane Melaidhrin 4,18 5 (35%), 14, 17 (53%), 23, 31 (47%)
Tuon Athaem Kore Paendrag 3,84 19, 35 (62%), 36 (24%)
Perrin Aybara 2,88 9, 17 (47%), 21 (29%)
Rodel Ituralde 2,37 Prólogo (8,5%), 6 (43%), 10
Renald Fanwar 1,30 Prólogo (29%)
Faile Bashere 1,30 21 (71%)
Graendal 1,13 Prólogo (26%)
Gareth Bryne 0,94 41 (35%)
Jesse Bilal 0,89 43 (33%)
Saerin Asnobar 0,68 41 (25%)
Romanda Cassin 0,62 26 (33%)
Falendre 0,61 Prólogo (14%)
Adelorna Bastine 0,58 40 (28%)
Tylee Kirghan 0,49 Prólogo (11%)
Masema Dagar 0,49 Prólogo (11%)
Sheriam Bayanar 0,45 25 (57%)
Leane Sharif 0,39 6 (37%)
Semirhage 0,37 22 (15%)
Elaida do Avriny a'Roihan 0,10 41 (4%)
Impersonal 0,04 Prólogo (0,5%), Epílogo (3%)

.

Galería de Portadas Editar

Navegación Editar

Libros de La Rueda del Tiempo
0: Nueva Primavera (Nueva Primavera)
I: El Ojo del Mundo (1. Desde Dos Ríos · 2. La Llaga) II: La Gran Cacería (3. La Gran Cacería · 4. La batalla de Falme)
III: El Dragón Renacido (5. Camino a Tear · 6. El Pueblo del Dragón) IV: El ascenso de la Sombra (7. Los Portales de Piedra
8. El Yermo de Aiel) · V: Cielo en llamas (9. La Torre Blanca · 10. Cielo en llamas) VI: El Señor del Caos (11. El Señor del Caos
12. Los Asha'man) VII: La Corona de Espadas (13. La Corona de Espadas) VIII: El Camino de Dagas (14. El Camino de Dagas)
IX: El corazón del invierno (15. El corazón del invierno) X: Encrucijada en el crepúsculo (16. Encrucijada en el crepúsculo)
XI: Cuchillo de sueños (17. Cuchillo de sueños) XII: La tormenta (18. La tormenta)
XIII: Torres de Medianoche (19. Torres de Medianoche) XIV: Un recuerdo de Luz (20. Un recuerdo de Luz)
Otras obras relacionadas
El Ataque a Shayol Ghul · El mundo de "La Rueda del Tiempo" de Robert Jordan · Río de Almas

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar