FANDOM


Mesaana
Mesaana5b.jpg
Información cronológica
Primera aparición ESDC Prólogo
Última aparición TDM 42
Última mención TDM Epílogo
Información biográfica
Nombre completo Saine Tarasind
Mesaana
Alias Danelle
Nacimiento Era de Leyenda
Información política
Rango Elegida
Afiliación La Sombra
Descripción física
Género Mujer
Estatura Alta
Pelo Negro
Ojos Grandes y azules
“Mientras que otros se dedicarían a intrigar, ella estaría levantando defensas y entrenando nuevos reclutas. La imagen que da es... en fin, algo muy parecido a la Amyrlin, madre. La Amyrlin de la Sombra.”
   —Saerin Asnobar

Mesaana es una de los numerosos Aes Sedai de la Era de Leyenda que se declararon adeptos del Gran Señor de la Oscuridad y lucharon por hacerse con el control del mundo durante la terrible Guerra de la Sombra. Conocida como Saine Tarasind antes de pasarse a la Sombra, Mesaana es una de los trece servidores más poderosos del Oscuro, y como tal forma parte de los Renegados que fueron sellados en Shayol Ghul y permanecieron encerrados durante más de tres mil años hasta que los sellos se debilitaron y volvieron a caminar y sembrar el mal en el mundo.

Apariencia Editar

En la gran mayoría de sus apariciones, más allá de sus encuentros con otros Renegados, Mesaana ha aparecido enmascarando su aspecto y su habilidad de encauzar adoptando una apariencia que desprende poder y despierta un temor reverencial. Bajo esta guisa Mesaana es una mujer hecha completamente de sombras que oscilan de un blanco deslumbrante a un negro azabache, pasando por una tonalidad plateada que suelen asumir con frecuencia sus labios y sus ojos. Su voz también es diferente y se asemeja al tañido de las campanas. En este estado tanto las vestiduras como la propia Renegada parecen estar hechas de tinieblas aun cuando asumen el blanco y el plateado más brillante y resulta imposible determinar cuál puede ser su auténtico aspecto, lo que le ha permitido permanecer oculta en la Torre Blanca durante varios meses sin despertar la menor sospecha.

Los contados momentos en que se ha visto Mesaana sin que ésta adopte su máscara de luces y sombras, ésta ha sido descrita como una mujer de mediana edad con rasgos corrientes, que no destacarían en ningún lugar de no ser por sus grandes ojos azules, sin dudas su rasgo más hermoso y distintivo. Hasta La tormenta no se dijo cuáles eran el color de su piel ni de sus cabellos (lo que permitió aumentar la lista de sospechosas por las que se ha hecho pasar), pero finalmente se supo que era una mujer pálida y con el pelo negro, cortado a la altura de la barbilla. En su primera aparición lucía un vestido de color teja, mientras que más tarde fue descubierta con vestiduras de seda, primero con una larga falda broncínea con decoración negra en el reborde y más adelante con un vestido verde con motivos cobrizos, posibles pistas para adivinar la identidad bajo la que se ha escondido.

Historia Editar

Mesaana3.jpg

Mesaana

Buena parte de los Elegidos eran los mejores en sus respectivas profesiones antes de pasarse a la Sombra, pero éste no fue el caso de Saine, quien sin llegar a ser mediocre tampoco pudo destacar. Era una mujer inteligente, práctica y realista que siempre estuvo interesada en el poder real, no en el aparente, aunque tuviera que desplegarlo lejos de las asambleas y los salones del trono: para ella jamás contaron las apariencias. En su juventud quiso ser una investigadora de éxito, pero su solicitud fue rechazada en la prestigiosa universidad de Collam Daan (donde precisamente sí ejercía como tal la bellísima mujer que acabaría asumiendo el nombre de Lanfear) y no tuvo más remedio que contentarse con ser una profesora más en aquel pretigioso centro y enseñar los descubrimientos hechos por otras personas. Se dice que Saine fue una profesora insignificante hasta que juró fidelidad a la Sombra y se vertió por completo a ella, pasando a ser conocida como Mesaana. A partir de entonces se centró en dar una lección al mundo que jamás podría olvidar.

En la Guerra de la Sombra Mesaana estuvo al mando en varias campañas y demostró ser en una general aceptable en el mejor de los casos. Donde superó cualquier expectativa y demostró estar especialmente dotada fue gobernando los territorios conquistados, ejerciendo una administración muy eficiente y ordenada, dentro del canon desplegado por los Elegidos. Por supuesto, la gestión de Mesaana no estuvo libre de las crueldades propias de todos los lugares que cayeron bajo la Sombra, pero en su caso las atrocidades realizadas sobre la población estuvieron tan reguladas como otros aspectos de la vida. Mesaana agregó a las atrocidades habituales algunas ideadas por ella misma y que luego adoptaron otros Renegados en sus propios territorios. La mejor conocida de estas medidas tuvo mucho que ver con su trabajo como profesora, ya que instauró un sistema educativo especial y es probable que fuera la responsable de la educación en otros muchos lugares aparte de los que gobernaba ella directamente. En las escuelas de Mesaana se corrompieron generaciones enteras, a las que se aleccionó en glorificar al Gran Señor de la Oscuridad y en espiar y traicionar hasta a los propios padres. Los jóvenes que recibieron las enseñanzas reguladas por Mesaana estaban preparados para luchar hasta la muerte por la Sombra y combatían cualquier conocimiento que amenazara su causa, incluyendo museos, bibliotecas y centros de investigación y, por supuesto, a las personas que trabajaban en estos lugares.

Los logros alcanzados por Mesaana y su propia fuerza y habilidad en el Poder Único la auparon en la jerarquía y la convirtieron en una de los trece Elegidos más importantes. En aquella época forjó una alianza con Demandred y Semirhage, con quienes acordó colaborar hasta que hubiesen eliminado al resto de rivales para alzarse con el título de Nae'blis, el príncipe que gobernaría el mundo sólo por debajo del Oscuro. Mas todos sus planes quedaron suspendidos cuando ella y los otros doce principales Elegidos fueron sellados en la Perforación por el Dragón. Los siglos siguientes Mesaana estuvo sumida en un sopor sin sueños mientras el mundo cambiaba, hasta que los sellos se debilitaron lo suficiente como para que los Renegados recobraran la libertad. El legado de Mesaana se prolongó en el tiempo durante más tiempo que el de la mayoría de los demás Elegidos, ya que en el Desmembramiento del Mundo proliferaron por todo el mundo bandas de forajidos, delincuentes y criminales de todo tipo que hicieron casi tanto daño como los Aes Sedai varones enloquecidos. Estas bandas estaban formadas por personas que siendo jóvenes recibieron las brutales y corrompidas enseñanzas de la Renegada, y por ello fueron conocidos como los Niños de Mesaana.

Sinopsis Editar

Mesaana4.jpg

Mesaana (por Ariel Burguess)

Mesaana es una de los últimos Renegados en hacer su aparición en la historia, aunque más tarde se supo que había tomado parte activa en varios de los eventos acaecidos antes de su primera intervención en los libros. Como más tarde se descubrió, al poco de despertar estableció su base de operaciones en la Torre Blanca, oculta e inadvertida para la mayoría de los otros Elegidos, incluyendo aquéllos que visitaron alguna vez la Torre. Mesaana asumió la personalidad de una Aes Sedai con la que guardaba cierto parecido físico (lo que le permitiría realizar con más facilidad el Espejo de las Nieblas con el que adoptar su aspecto), aprovechando además que aquella mujer no contaba con muchas amistades, era reservada y solía adoptar una actitud ausente y soñadora. La identidad bajo la que se escondía Mesaana no se descubrió hasta Torres de Medianoche, y entonces se confirmó lo que algunas teorías ya apuntaban: que la Elegida se había hecho pasar por Danelle, una Aes Sedai del Ajah Marrón de la que también se dijo que tenía grandes ojos azules. Antes de quedar claro que tras la Marrón se encontraba Mesaana (seguramente tras haber asesinado a la auténtica Danelle), circularon teorías que apuntaron hacia otras mujeres como Laras, Shevan, Tarna Feir o Tsutama Rath.

Residiendo en la Torre Blanca, Mesaana reclamó para sí el control sobre el Ajah Negro (aunque teóricamente todos los Renegados poseen las mismas prerrogativos sobre los Amigos Siniestros y algunos se han servido de las hermanas Negras sin consultarlo antes con Mesaana) y lo utilizó para desestabilizar Tar Valon y el gobierno de la Sede Amyrlin, Siuan Sanche. Colaboró con Be'lal en su plan de atraer a Rand al'Thor a la Ciudadela de Tear, enviando allí a trece hermanas Negras perseguidas por las amigas de Rand, para así convertir a las cazadoras en cebo. Desde su cobertura como Danelle, la Renegada jugó un papel fundamental en el derrocamiento de Siuan Sanche y en el Cisma de la Torre Blanca, introduciendo soldados en el recinto de la Torre haciéndolos pasar por albañiles y que luego lucharon a favor de Elaida a'Roihan, la nueva Amyrlin. No mucho después, Danelle y la otras hermanas que apoyaron a Elaida perdieron su preeminencia y toda su influencia sobre ella, pero esto le permitió a Mesaana actuar con más seguridad en la Torre, sin levantar sospechas y sirviéndose del Ajah Negro para dinamitar la unidad que había regido durante siglos a las Aes Sedai.

El Señor del Caos Editar

Icono Renegados.svg.png

Mesaana es convocada por Demandred a una reunión en el Tel'aran'rhiod, donde se encuentra también con Graendal y Semirhage. Antes de acudir allí, en los últimos días ha ido en dos ocasiones a la Fosa de la Perdición pero no ha escuchado la voz del Gran Señor de la Oscuridad y empieza a sentirse inquieta. Mesaana no dice en ningún momento dónde se ha establecido (aunque a la sazón Demandred y Semirhage ya lo saben, y Graendal ha comenzado a sospecharlo), pero asegura que sus planes darán fruto en dos o tres meses, y que Rand al'Thor, el Dragón Renacido, será suyo en ese plazo de tiempo. En los siguientes encuentros con los Elegidos Mesaana insiste en esto mismo, y ciertamente está a punto de lograrlo: a través de Galina Casban, líder del Ajah Rojo y la segunda en la jerarquía secreta del Ajah Negro, Mesaana ha ordenado que la embajada que Elaida ha enviado a Cairhien lleve a Rand a Tar Valon a cualquier precio. Galina se pone al mando en cuanto las Aes Sedai consiguen secuestrar al Dragón Renacido, pero en su huida hacia el norte la misión sufre un tremendo descalabro con los sobrecogedores hechos de la Batalla de los Pozos de Dumai, y buena parte de las hermanas son capturadas y obligadas a jurar lealtad a Rand.

La Corona de Espadas Editar

Alviarin Freidhen, la Guardiana de las Crónicas de Elaida y su primera y principal apoyo en el derrocamiento de Siuan, es así mismo la líder del Ajah Negro y a través de ella Mesaana está dirigiendo a la Sede Amyrlin y cumpliendo con la orden del Oscuro de sembrar el desorden en el mundo: "que el Señor del Caos el mando tome". Mesaana se aparece ante Alviarin de vez en cuando, siempre enmascarando su habilidad para encauzar y su propia apariencia en un juego de luces, sombras y neblinas. La Renegada siempre se muestra severa y desdeñosa con Alviarin, pero le imparte órdenes que luego ésta sigue al pie de la letra. Elaida debe seguir con vida y ocupando la Sede Amyrlin, la Torre Blanca debe aumentar su ejército y ha de insistir en la desunión de los Ajahs, instigando a Elaida a humillar a sus líderes y a las Asentadas. Al tener noticias de los planes de Elaida de atacar la Torre Negra Mesaana consiente en que se lleve a cabo, mas Alviarin decide no enviar allí a ninguna Aes Sedai del Ajah Negro, evitando así que sus filas mengüen cuando las hermanas que viajan hasta allí son capturadas y vinculadas a Asha'man. Mesaana es quien anuncia a Alviarin con varias semanas de antelación con respecto al resto de la Torre las derrotas sufridas por Elaida, y también quien le enseña el tejido del Viaje, antes que a ninguna otra hermana de la Torre.

El Camino de Dagas Editar

Mesaana.jpg

Mesaana (por Seamas Gallagher)

Los desastres sufridos en los Pozos de Dumai y la Torre Negra son el arma con el cual Mesaana tiene a Elaida en la palma en la mano, a través de las amenazas de Alviarin. En otro de sus encuentros ordena a la Guardiana de las Crónicas que la Amyrlin firme un controvertido decreto en el cual se reconoce a Rand como el Dragón Renacido pero se exige que cualquier persona que desee llegar a él lo haga a través de la Torre Blanca. Más recientemente, Mesaana aparece de nuevo en los aposentos de Alviarin y le impone una nueva misión: investigar el por qué las cabezas de los Ajahs se están reuniendo en secreto, pese a la abierta animadversión que reina ahora en la Torre. Mesaana está convencida de que Galina está muerta, pero por algunos de sus comentarios y su actitud, Alviarin comienza a percatarse de que la Elegida no es infalible y que aquella mujer no lo sabe todo y que hay cosas en la Torre de las que no está al tanto. Es en esta entrevista cuando la Guardiana descubre que, bajo su sobrecogedor aspecto, Mesaana lleva un vestido de seda de color broncíneo y bordados negros.

Encrucijada en el crepúsculo Editar

Después de haber estado ausente durante un mes, Alviarin descubre a su vuelta a la Torre Blanca que la situación ha cambiado diametralmente y Elaida no sólo se niega a seguir siendo su marioneta, sino que ha recuperado toda su autonomía y, como su enemiga declarada, planea juzgarla por traición. Alviarin entra en pánico al creer que se ha descubierto que pertenece al Ajah Negro y llama a Mesaana a través de un ter'angreal especial, una vara roja pequeña. La Renegada acude en poco tiempo pero no está de humor para ocuparse de las tribulaciones de la ahora ex Guardiana de las Crónicas y comienza a torturarla. Súbitamente, la habitación se oscurece y aparece un gigantesco Myrddraal que con cuya sola presencia hace inalcanzable la Fuente Verdadera a las dos mujeres. Los tejidos de Mesaana se desvanecen y ante la vista de Alviarin aparece por primera vez la Renegada con su aspecto real, el de una mujer de mediana edad con grandes ojos azules y un aspecto que le es terriblemente familiar. Ahora es el turno de Mesaana de asustarse, y lo cierto es que está aterrorizada ante la presencia del Myrddraal, Shaidar Haran, de quien Alviarin cree que es la encarnación del mismísimo Oscuro.

La razón de que Shaidar Haran esté allí no puede ser más preocupante para Mesaana. La Renegada ha evitado las últimas reuniones con los otros Elegidos y, lo que es aún peor, no ha acudido a la llamada de Moridin para tratar de detener la Limpieza del Saidin, cosa que sí hicieron los demás Renegados. Mesaana trata de resistirse e intimidar a Shaidar Haran, pero su intento fracasa por completo, pues el Myrddraal no está subordinado a los Elegidos y ha acudido allí para castigarla por sus faltas. Por el contrario, la tenebrosa figura envuelve a Mesaana en fuego negro y le arranca terribles gritos. Shaidar Haran otorga una marca especial a Alviarin que la señala como de su propiedad y la ordena salir, cosa que hace la Aes Sedai a toda velocidad. A su espalda deja al Myddraal arrancando espantosos chillidos de Mesaana, que ahora yace sobre el suelo desnuda y a merced del sanguinario y lujurioso ser.

Cuchillo de sueños Editar

Mesaana6.jpg

Mesaana

Tras haber pasado por las manos de Shaidar Haran, Mesaana acude visiblemente desmejorada a la reunión de los Renegados en la que Graendal elige como marco los legendarios Jardines de Ansaline. Pese a su aspecto macilento y ojeroso, Mesaana mantiene su energía y su furia al encararse con Aran'gar y reciminarle que haya perdido el control sobre Egwene al'Vere y que la muchacha se encuentre ahora prisionera en la Torre Blanca, obligándola a cambiar sus planes. Aran'gar le responde que las Aes Sedai rebeldes van a mantenerse en su posición y Mesaana se tranquiliza, aunque se niega a decir en qué lugar está la joven y va a esperar a que Elaida la someta por completo antes de intervenir en las disputas entre los dos bandos de Aes Sedai. Poco después entra en escena Moridin, el único de los allí presentes que sabe a ciencia cierta que Mesaana ha sido castigada por Shaidar Haran y que su posición se ha debilitado a ojos del Oscuro. El Nae'blis ordena a los otros Elegidos que no intenten matar a Rand al'Thor, pero que movilicen sus redes de Amigos Siniestros para acabar con los otros ta'veren, Mat Cauthon y Perrin Aybara.

La tormenta Editar

Demandred y Mesaana van a Shayol Ghul a pedir ayuda a Moridin para liberar a Semirhage, quien ha sido recientemente capturada por Rand al'Thor. El Nae'blis se niega a atender razones, furioso como está porque la Renegada haya estado a punto de matar a Rand y le haya arrebatado la mano izquierda, y no sólo rechaza colaborar con Demandred y Mesaana, sino que les exige que no hagan nada y dejen que el Gran Señor decida. Antes de despedirles, Moridin les pregunta si están preparados para el Tarmon Gai'don, a lo que ambos contestan afirmativamente. Mesaana asegura, quizás con un exceso de confianza, que tiene controlada la situación en la Torre y que participarán del lado de la Sombra centenares de mujeres capaces de encauzar. Sin embargo, pronto queda claro que, gracias a los esfuerzos de Egwene, la situación en la Torre se le ha ido a Mesaana totalmente de las manos, y más aún cuando se produce la ansiada reunificación y el Ajah Negro es sacado a la luz y purgado en su casi totalidad. Antes de ello, la Renegada se puso en contacto con Sheriam Bayanar y le ordenó que le entregara los veinte ter'angreal de acceso al Tel'aran'rhiod con los que contaban las rebeldes. Sheriam perdió la pista de uno de ellos, por lo que la Elegida le cortó uno de sus dedos, tal y como le había advertido.

Torres de Medianoche Editar

Mesaana7.jpg

Mesaana

Egwene está convencida de que Mesaana ha burlado de alguna forma a la Vara Juratoria y sigue oculta en algún lugar de la Torre Blanca. Por ello, y tras haber investigado arduamente todos los documentos en los que se guardan vestigios de la Renegada, decide tenderle una trampa en el Mundo de los Sueños. La Amyrlin difunde rumores de una importante reunión en el Tel'aran'rhiod y la noche prevista Mesaana ataca junto con Alviarin y otras muchas integrantes del Ajah Negro que sobrevivieron a la purga realizada por Egwene. La Renegada en persona se muestra ante la joven con una imponente presencia, pillándola por sorpresa y forzándola a replegarse y pensar con sus aliadas una estrategia que compense su marcada desventaja numérica. A la vez que transcurren los primeros compases de la batalla, Perrin Aybara llega a la Torre Blanca con el clavo de sueños en medio de su enfrentamiento con Verdugo, de forma que todas las personas allí presentes no pueden trasladarse a otro lugar del Mundo de los Sueños más allá de Tar Valon. Mesaana se percata de inmediato de la presencia del clavo de sueños, mas cree que es obra de Egwene, por lo que planea hacerse con él a la vez que acaba con la Sede Amyrlin.

La Renegada hace que la hermana Negra Katerine Alruddin adquiere su misma apariencia y la envía en busca del ter'angreal. Gracias a este ardid, pese a que Katerine pierde la vida Mesaana consigue pillar desprevenida a Egwene y ceñirle un a'dam. Seguidamente, da la orden de marcharse a las Amigas Siniestras supervivientes y lleva a su prisionera a una sala que ha creado en el propio Tel'aran'rhiod para averiguar el paradero del clavo de sueños. Inicialmente, la muchacha está aterrorizada al verse sometida a su enemiga, pero logra sobreponerse al comprender que su voluntad es más fuerte en el Mundo de los Sueños y niega la existencia del a'dam, quebrándolo. Mesaana felicita a Egwene por su pericia aunque asegura que ella es más fuerte, estableciéndose entre ambas una puja titánica de voluntades. Egwene tiene la convicción de estar por encima de los mezquinos intereses de Mesaana al ser la valedora de la milenaria Torre Blanca y supera a la Renegada, destruyendo su mente. Ya en el mundo de vigilia, se descubre que Mesaana se había estado haciendo pasar por una introvertida hermana Marrón llamada Danelle y que se ha convertido en un ser totalmente dependiente e incapaz de razonar. Con ello, y aunque técnicamente sigue con vida, Mesaana queda totalmente inutilizada y sin esperanza de recuperación.

Personalidad Editar

Como los demás Renegados, Mesaana tiene un elevado concepto de sí misma y se considera la mejor de los Elegidos por sus cualidades personales, no viendo más que defectos en el resto de sus iguales. Si bien se suele mostrar cautelosa al tratar con los demás Renegados, con las personas nacidas en la Tercera Era es abiertamente autoritaria y despreciativa, convencida de la inferioridad de las "criaturas" (las Aes Sedai) de aquella época. De hecho, en la cabeza de Mesaana no cabe ni siquiera la posibilidad de que alguna de las Aes Sedai de la actualidad puedan medirse con ella, y ni mucho menos superarla. Aun así, es una mujer muy desconfiada, tanto que ni siquiera comparte todos sus planes y descubrimientos con Demandred y Semirhage, con quienes ha forjado un acuerdo que se remonta a la Guerra de la Sombra. Se dice que sólo Demandred la supera en ira y rencor con el mundo y que, al contrario que Graendal o Moghedien, ella siempre ha preferido ejercer un liderazgo más claro y abierto, convirtiéndose en una especie de Amyrlin de la Sombra. Mesaana no huirá ante un enfrentamiento ni permanecerá escondida hasta que se cerciore de que no corre peligro, sino que presentará batalla y no retrocederá hasta haber recuperado el control de la situación.

Poderes y habilidades Editar

Mesaana2.jpg

Mesaana

Dentro de la dificultad bien conocida de poder determinar con cierta precisión la fuerza y la destreza de Mesaana en el dominio del Poder Único, está claro que se trata de una mujer de tremendo poder y, con una abismal diferencia, la más fuerte en la Torre Blanca durante el Cisma de la Torre Blanca. Mesaana es consciente de sus propios pros y contras y cree estar situada en un nivel semejante al de Semirhage. No obstante, esta afirmación es probablemente exagerada por el exceso de confianza tan propio de los Renegados y en especial de Mesaana (que varias veces da por hechos planes que finalmente no tienen el éxito esperado), y en un encuentro con seguidores de la serie, Brandon Sanderson afirmó estar convencido de que Nynaeve al'Meara estaría por encima de Mesaana y en un nivel semejante al de Semirhage. Esto ubicaría a la Renegada en la mitad inferior de la escala de fuerza en el Poder de los Elegidos, superada por la mayoría de los Renegados pero siendo de todas formas uno de los personajes más fuertes y habilidosos de las novelas. Se ignora si Mesaana posee algún Talento en especial, más allá de la facultad de Viajar a su antojo por el mundo de vigilia y el Tel'aran'rhiod, algo que hacen todos los Elegidos con mayor o menor pericia. Ciertamente, apenas se ha visto a Mesaana hacer uso del Poder, más allá del uso que le da para camuflarse en la Torre (algo en lo que ciertamente ha sido experta) y durante la lucha en el Mundo de los Sueños.

Ver más Editar

Navegación Editar

Los Renegados
Originales Aginor · Asmodean · Balthamel · Be'lal · Demandred · Graendal · Ishamael
Lanfear · Mesaana · Moghedien · Rahvin · Sammael · Semirhage
Nuevos Aran'gar · Cyndane · Hessalam · M'Hael · Moridin · Osan'gar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar