FANDOM



Perrin Aybara
Perrin 17b
Información cronológica
Primera aparición EODM Prefacio
Última aparición TDM Epílogo
Información biográfica
Nombre completo Perrin Aybara
Perrin ni Aybara t'Bashere
Nacionalidad Dos Ríos
Nacimiento 978 NE
Información política
Título Joven Toro
Ojos Dorados
Rey Lobo
Lord (IV - XIV)
Señor de Dos Ríos (XIII - XIV)
Rango Hermano Lobo
Afiliación Dragón Renacido
Perrin Aybara
Lobos
Ocupación Aprendiz de herrero (I)
Líder de Dos Ríos (IV - XIV)
Descripción física
Género Hombre
Complexión Corpulento y musculoso
Estatura Alto
Pelo Castaño oscuro y rizado
Ojos Amarillos-dorados (antes marrones)
Familia
Con Aybara (padre)
Joslyn Aybara (madre)
Adora Aybara (hermana)
Deselle Aybara (hermana)
Paetram Aybara (hermano)
Eward Aybara (tío)
Magde Aybara (tía)
Tres primos
Faile Bashere (esposa)
“Él era un hombre amable, lento en la ira, pero sólo para estar segura ella se había atrincherado en sus aposentos hasta que él se tranquilizara.”
   —Faile Bashere

Perrin Aybara es uno de los tres personajes centrales de la serie de novelas de La Rueda del Tiempo. Originario de la región de Dos Ríos, es un aprendiz de herrero que se verá envuelto en una serie de portentosas aventuras que acabarán por convertirle en una de las personas más importantes e influyentes del mundo, pese a sus fervientes deseos de regresar a una vida plácida y sin más sobresaltos que los ruidos de una forja. Perrin está llamado a cumplir un sorprendente destino que le valdrá el sobrenombre de Lord Perrin Ojos Dorados por parte de la mayoría de las personas de su alrededor.

Apariencia Editar

Perrin Aybara es un joven de aspecto robusto y musculoso, de hombres tan anchos que supera con facilidad el tamaño de un hombre y medio. Es uno de los habitantes más altos de Dos Ríos, sólo media cabeza más bajo que su amigo Rand al'Thor (lo que significa que su estatura debe rondar los 186 cm) y sin lugar a dudas, de los más fuertes, gracias a las horas invertidas en la forja. Tiene el pelo rizado y de color castaño, y lo lleva corto. A partir de El Dragón Renacido comienza a dejarse barba, igual de espesa y rizada que su pelo. Como los demás nativos de Dos Ríos, sus ojos eran de un tono marrón oscuro hasta que comenzó a manifestarse su condición de Hermano Lobo, al poco de conocer a Elyas Machera. Tras ello, sus ojos han adquirido un sorprendente color dorado o amarillento que sorprende y atemoriza a buena parte de las personas que los ven por primera vez. Esta cualidad es la que le ha valido a Perrin el célebre apodo de Ojos Dorados, que durante meses él trató de erradicar sin conseguirlo.

Historia Editar

Hijo de Con Aybara y Joslyn Aybara, Perrin nació y creció en una granja situada al este de Campo de Emond, aldea situada en la zona central de la plácida región de Dos Ríos. Tiene tres hermanos menores, dos niñas y un niño, a los que quiere con locura. En el festival de esquileo en que tenía once o doce años, los Aybara estuvieron hablando con el herrero de Campo de Emond, Haral Luhhan, quien aceptó enseñar su oficio al joven Perrin, convirtiéndole en su aprendiz. En los años posteriores Perrin ha estado trabajando en la herrería de maese Luhhan y viviendo con él y con su formidable mujer, Elsbet Luhhan.

Sinopsis Editar

El Ojo del Mundo Editar

Perrin 2

Perrin Aybara

La vida tranquila de Perrin en Campo de Emond llega a su fin bruscamente en la Noche de Invierno de 998 NE, cuando la aldea sufre el ataque de Engendros de la Sombra, que parecen estar persiguiéndole a él mismo y a sus amigos Rand al'Thor y Mat Cauthon. Los tres asustados jóvenes aceptan la ayuda de la Aes Sedai Moraine Damodred, y abandonan a toda prisa Dos Ríos. Junto a ellos viajan también el Guardián de Moraine, Lan Mandragoran, una amiga de los chicos, la joven Egwene al'Vere y el juglar Thom Merrilin. En Baerlon les da alcance la Zahorí de Campo de Emond, la estricta Nynaeve al'Meara, que al ver que Perrin y los demás no pueden volver aún a Dos Ríos, se une al grupo para cuidar a los chicos.

Un personaje que se presenta como Ba'alzamon, uno de los nombres del mismísimo Oscuro, aparece en los sueños de Rand, Mat y Perrin, tratando de determinar cuál de los tres es su principal objetivo. A la vez, varios contingentes de Trollocs liderados por Myrddraal persiguen al grupo a lo largo del viaje y obligan a Moraine a buscar refugio en Shadar Logoth. Después de un desagradable encuentro con Mordeth, el grupo se ve obligado a dividirse tras un nuevo embate de las fuerzas de la Sombra y del Mashadar. Perrin y Egwene permanecen juntos y optan por dirigirse a Caemlyn a través de las tierras salvajes.

En su trayecto, Perrin y Egwene conocen a Elyas Machera, un hombre de ojos amarillentos que vive con lobos. Elyas le revela a Perrin que él también puede comunicarse con los lobos, y poco a poco éste comienza a desarrollar las habilidades que le convierten en un Hermano Lobo. Los lobos custodian los sueños de Perrin (al que llaman Joven Toro) e impiden que Ba'alzamon entre en ellos un tiempo, mas éste recupera el control al cabo de unos días, cuando Perrin, Egwene y Elyas se encuentran con un grupo de Tuatha'an, entre los que se encuentra el joven Aram. Separándose del Pueblo Errante, Perrin, Egwene y Elyas son perseguidos por una inmensa bandada de cuervos, de la que sólo logran ponerse a salvo al entrar en un stedding abandonado.

Perrin, Elyas y los lobos

Perrin y Egwene junto a Elyas y los lobos (por Saintchase)

Sin tener tiempo para descansar, Perrin y sus compañeros son sorprendidos por Hijos de la Luz. Al ver cómo Saltador, uno de los lobos de Elyas, muere al tratar de protegerles, Perrin es dominado por su lado más bestial y mata a dos Capas Blancas. Elyas consigue escapar, mas Perrin y Egwene son capturados, sospechosos de ser Amigos Siniestros. El hecho de que los ojos de Perrin estén adquiriendo la tonalidad amarillenta de los lobos y que haya matado a dos soldados, hace que se gane el odio de Dain Bornhald y Jaret Byar, dispuestos a ejecutarle nada más regresen a Amador. Sin embargo, Perrin y Egwene son oportunamente salvados poco después por Moraine, Lan y Nynaeve, y juntos por fin llegan a Caemlyn, donde se reencuentran con Rand y Mat y conocen a Loial. El Ogier afirma que Perrin es ta'veren, al igual que Rand y Mat.

Perrin se niega a hablar con sus amigos sobre el color de sus ojos, e incluso se niega a sí mismo las habilidades que han nacido en su interior, y que le permiten comunicarse telepáticamente con lobos a millas de distancia. A través de los Atajos, el grupo se dirige a Fal Dara y desde allí a la Llaga, con la intención de dar con el legendario Ojo del Mundo, que parece ser el lugar donde la Sombra descargará su próximo golpe. Al poco de llegar allí el grupo se las tiene que ver con dos de los Renegados, mas éstos son derrotados junto a Ba'alzamon al encauzar Rand una gran cantidad de Poder Único y revelar, a ojos de Moraine, que es el Dragón Renacido. Ante este ominoso hecho, Perrin y los demás regresan a Fal Dara a descansar y recuperarse de sus heridas.

La Gran Cacería Editar

Perrin 3

Perrin

El tiempo que pasa en Fal Dara, Perrin trata de alejarse de sus amigos y permanecer solo, temeroso de los cambios que están ocurriendo en él. No obstante, cuando fuerzas de la Sombra liberan a Padan Fain y éste huye llevándose consigo el Cuerno de Valere y la daga de Shadar Logoth de la que depende la vida de Mat, Perrin se une sin dudarlo a la partida de Cazadores del Cuerno. Rand, Loial y Hurin, el husmeador del grupo, desaparecen en extrañas circunstancias, por lo que Perrin pasa a ocuparse de seguir la pista de Fain con la ayuda de los lobos. Aunque no da muchos detalles sobre cómo consigue dar con el rastro de los Amigos Siniestros y los Engendros de la Sombra, es suficiente como para que la Aes Sedai Verin Mathwin se interese aún más por él y la naturaleza exacta de sus habilidades.

Perrin guía a Lord Ingtar Shinowa y los demás hasta Cairhien, encontrándose con Rand justo después de que Fain haya recuperado el Cuerno y la daga. Reunido todo el grupo de nuevo, siguen a Fain hasta la Punta de Toman, viajando a través de un Portal de Piedra, pero a costa de perder tres o cuatro meses por desconocer el funcionamiento exacto de esas antiquísimas construcciones. Junto a Rand, Mat, Ingtar y Hurin, Perrin se infiltra en Falme y entre todos logran recuperar el Cuerno y la daga. Pese al sacrificio de Ingtar, la huida se complica al verse atrapados en medio de la Batalla de Falme entre las fuerzas de los Hijos de la Luz y los seanchan. Mat hace sonar el Cuerno de Valere y convoca a los Héroes de Leyenda, mientras que Perrin sostiene el Estandarte del Dragón y lucha al lado de sus amigos. Cuando Rand se repone de las heridas sufridas en su combate con Ba'alzamon y acepta mostrarse como el Dragón Renacido, Perrin se encuentra con él, y juntos se dirigen hacia el este.

El Dragón Renacido Editar

Siguiendo los consejos de Moraine, Rand establece un campamento en las Montañas de la Niebla y allí permanece varias semanas con la Aes Sedai, Perrin, Lan, Loial, Min Farshaw y los shienarianos, hasta que una noche son atacados por Engendros de la Sombra. Los sueños experimentados por Perrin avisan con una mínima antelación al grupo y evitan una masacre. Aunque odia cada vez más combatir y sufre con la muerte de inocentes, Perrin sigue a Rand después de que éste se marche a toda prisa en dirección a Tear. Moraine, Lan, Perrin y Loial van en pos de Rand a través de Ghealdan, siguiendo el rastro de hechos inesperados que deja a su paso un ta'veren tan fuerte.

Perrin 12

Perrin y Saltador

En Jarra, Perrin conoce a Noam, un Hermano Lobo que ha perdido toda su humanidad. El joven teme correr su misma suerte, y se siente aún más atormentado por sus habilidades y por sus inquietantes sueños, en los que Saltador acude para protegerle de los Renegados. En una ocasión el lobo muerto le llega a mostrar una extraña escena en la que Ba'alzamon y Lanfear discuten de igual a igual. Saltador hace ver a Perrin que se encuentra en el Sueño del Lobo, en el Tel'aran'rhiod, y que allí aún permanece vivo en cierta forma, y puede ayudarle a combatir a las fuerzas de la Sombra.

Los viajeros pasan por la aldea de Remen, donde Perrin libera a Gaul, un Aiel capturado a traición, y conoce a la joven Zarina Bashere, una cazadora del cuerno que adopta el nombre de Faile ("Halcón") y se une al grupo. Cogiendo un barco, Perrin y los demás llegan a Illian, donde el muchacho está a punto de ser asesinado por seis Hombres Grises, probablemente enviados por Sammael, convertido en el líder de facto de la nación. Pese a que huyen de Illian a toda prisa, son seguidos por Sabuesos del Oscuro, que son aniquilados por Moraine y el propio Perrin. A continuación, prosiguen la marcha a Tear, llegando a la capital antes de que Rand haya intentado entrar en la Ciudadela de Tear.

El Ajah Negro tiende una trampa a Moraine, pero es Faile la que cae en ella, quedándose encerrada en el Tel'aran'rhiod. Desoyendo a la Aes Sedai, Perrin entra en el Mundo de los Sueños y, con la ayuda de Saltador trata de rescatar a Faile acudiendo a la Ciudadela de Tear (de forma simultánea al resto de sus amigos, si bien él lo hace en el Tel'aran'rhiod) y, tras sufrir varias heridas, consigue liberarla. Ambos se despiertan en la posada y, mientras Faile atiende a Perrin, queda patente que debajo de la rivalidad que ha existido entre ellos en los días anteriores en realidad esconde un amor intenso y profundo.

El ascenso de la Sombra Editar

Perrin 6

Perrin (por Astriex)

Perrin y Faile se trasladan a la Ciudadela de Tear junto a sus amigos, pero la convivencia entre ambos está plagada de discusiones, sobre todo a consecuencia de los celos de Faile hacia la sensual Berelain sur Paendrag Paeron, Principal de Mayene. Después del ataque de una burbuja maligna y de Engendros de la Sombra, el antiguo aprendiz de herrero se empeña en enviar lejos a Faile para que no corra peligro, mas ella es más rápida y se las ingenia para conseguir acompañarle cuando decide regresar a Dos Ríos, después de escuchar inquietantes rumores. Con ellos va Loial, ya que su presencia es indispensable para moverse a través de los Atajos, así como los Aiel Gaul, Chiad y Bain.

La situación que encuentra Perrin en su lugar natal no puede ser más desoladora para él. Los aldeanos tienen que soportar la invasión de los Hijos de la Luz y los constantes ataques de Engendros de la Sombra, y su propia familia ha sido brutalmente asesinada, al parecer por Trollocs (en realidad por Padan Fain y los Hijos de la Luz que ha corrompido). Destrozado por estas demoledoras noticias, Perrin se decide a liderar una rebelión y, sin ser consciente de su efecto ta'veren, comienza a reclutar fuerzas a su alrededor. Después de liberar a los prisioneros de los Capas Blancas, el pequeño ejército lucha con Engendros de la Sombra en pequeñas batidas, en una auténtica guerra de guerrillas. Mas no todos los enemigos de Perrin son tan fácilmente distinguibles: en el Sueño del Lobo un misterioso ser llamado Verdugo por los lobos está sembrando la muerte y la destrucción.

Preparándose para el ataque final de una horda de Trollocs, Perrin acepta dentro de Campo de Emond tanto a los Capas Blancas (liderados por Dain Bornhald, quien sigue convencido de que Perrin es un Amigo Siniestro) como a la caravana de Tuatha'an que se encontraba en las proximidades. Uno de ellos, Aram, abandona la Filosofía de la Hoja y coge una espada, jurando fidelidad a Perrin y convirtiéndose en uno de sus más fieles seguidores. No mucho antes de las luchas, en el Sueño del Lobo Perrin intercepta a Verdugo y lo hiere gravemente, forzando su retirada de Campo de Emond y revelando que se escondía bajo el nombre de Lord Luc, un Cazador del Cuerno. Al poco sucede la Batalla de Campo de Emond, en la que el esfuerzo combinado de todo Dos Ríos consigue destruir a los Engendros de la Sombra y liberar la región. En medio de las celebraciones, Perrin disfruta de su recién estrenado matrimonio con Faile.

Cielo en llamas Editar

Perrin

Perrin (por Seamas Gallagher)

Perrin no llega a aparecer a lo largo de este libro, pero en las fechas que abarcan los eventos narrados en él permanece en Dos Ríos, contribuyendo a la reconstrucción de las aldeas y aprovechando unos días de paz junto a Faile. En contra de sus deseos, los habitantes de Dos Ríos continúan considerándole su superior y acuden a él como si de su líder se tratara. Faile aprueba todo esto y trata de aleccionar a Perrin sobre aspectos relacionados con el arte de gobernar, y aunque éste la obedece a regañadientes, sigue mostrando reticencias a que sus antiguos vecinos le traten como a un lord.

El Señor del Caos Editar

Al cabo de unas cuantas semanas Perrin siente el tirón de ta'veren de Rand, que le impulsa a acudir a su presencia y ayudarle en lo que necesite. Acude a Caemlyn acompañado de Faile, Loial, Aram, Gaul, Chiad, Bain y un pequeño contingente de soldados de Dos Ríos, pero al encontrarse con el Dragón Renacido rechaza ir hasta Tear y ayudar a Mat a anular a los rebeldes. Seguidamente Perrin conoce a sus suegros, Davram Bashere y su esposa Deira, que tras mantener una larga conversación con él y con Faile, acaban dando su visto bueno al joven matrimonio. Rand se marcha a toda prisa a Cairhien, y Perrin y Faile lo acompañan y se reencuentran con Berelain, que reanuda sus avances sobre Perrin y despierta los celos más amargos de Faile.

Ante la tensa situación que está viviendo, Perrin opta por salir con frecuencia y evitar tanto a Faile como a Berelain, pese a que sus sentimientos hacia su esposa no hayan disminuido ni un ápice. Cuando los Aiel comprenden que Rand ha sido secuestrado por la embajada de Aes Sedai fieles a Elaida a'Roihan, Perrin dirige el grupo de rescate formado por fuerzas Aiel, de Cairhien, Mayene y Dos Ríos, y marcha a toda prisa siguiendo el rastro de Rand. Con la ayuda de los lobos, Perrin no pierde la pista y les da alcance durante la Batalla de los Pozos de Dumai, a la que también se unen los Asha'man y un pequeño grupo de Aes Sedai rebeldes. Bajo el liderazgo de Perrin, Rand es rescatado, varias Aes Sedai son capturadas y los Shaido Aiel son diezmados. Con este gesto se cumple parte de una de las visiones de Min, en la que pronostica que Rand debe conservar a Perrin a su lado, pues le salvará la vida en dos ocasiones.

La Corona de Espadas Editar

Perrin 11

Lord Perrin Ojos Dorados

La carnicería desatada en los Pozos de Dumai por los Asha'man horroriza a Perrin hasta tal punto que desea marcharse lo antes posible del lugar, pero se queda con Rand y le comunica que las rencillas entre las tropas se están ahondando. De vuelta a Cairhien llega la noticia de que Colavaere Saighan se ha autoproclamado reina, lo que preocupa con creces a Perrin, pues teme por la seguridad de Faile. En el Palacio del Sol descubre que Faile se ha convertido en doncella de la reina para poder espiarla, un hecho que contribuye a que Rand acuse a Colavaere de asesinato además de deponerla nada más regresar. De camino a sus habitaciones, Perrin y Faile sostienen una nueva y violenta discusión que es interrumpida por Rand cuando le ofrece a Perrin una nueva misión, una vez que éste se niega a dirigir un ejército.

Rand y Perrin discuten duramente acerca del tratamiento que se ha de dar a las Aes Sedai capturadas a la vista de toda la corte. Rand expulsa a Perrin de Cairhien y le grita que no desea volver a verle. En realidad, todo esto forma parte del plan de Rand, con el que pretende que Perrin pueda marcharse sin levantar sospechas acerca de su misión. Perrin se reúne con el resto de la comitiva que lo va a acompañar a Ghealdan, que incluye a Faile, Berelain, Aram, Gaul, Chiad, Bain, soldados de Dos Ríos y de Mayene, una docena de Far Dareis Mai lideradas por Sulin, un pequeño grupo de Sabias, tres Aes Sedai (dos de ellas convertidas a la fuerza en aprendizas de las Sabias, tras jurar lealtad a Rand) y dos Asha'man. A través de un acceso el grupo Viaja a Ghealdan.

El Camino de Dagas Editar

El grupo de Perrin tiene una misión clara pero compleja en Ghealdan: conseguir el apoyo de la reina Alliandre y pacificar el país, aunque sea a costa de llevar a rastras ante Rand a Masema Dagar, el Profeta del Dragón. Al portar los hombres de Dos Ríos estandartes del Águila Roja, los extraños creen que Perrin es un idealista que trata de hacer resurgir el perdido reino de Manetheren, ocultando con efectividad sus auténticos propósitos. Las fricciones entre los distintos componentes de su comitiva, en particular Faile y Berelain, dificultan la labor de Perrin, mas no le alejan de su objetivo. Gracias a las gestiones de Berelain, Alliandre en persona acude a la presencia de Perrin y le jura lealtad tanto a él mismo como al Dragón Renacido.

Perrin 5

Perrin Aybara

Perrin salva a un grupo de refugiados de los Juramentados del Dragón sin saber que entre ellos se oculta, bajo el nombre de Maighdin, la reina Morgase Trakand de Andor, a la que todo el mundo da por muerta. En dicho grupo se haya también Sebban Balwer, antiguo jefe de espías de Pedron Niall, cuyas inteligentes observaciones y consejos son debidamente valorados por Perrin. El grupo crece aún más con la inesperada llegada de Elyas Machera, quien decide permanecer junto a Perrin como amigo, e incluso le da algunos valiosos consejos referentes a su matrimonio. Dejando a Alliandre al cuidado de Faile, Perrin visita a Masema en Abila y le exige que acuda a presencia de Rand cuanto antes. En ausencia de Perrin, los Shaido capturan y convierten en gai'shain a varias personas que forman parte de su particular embajada, incluyendo a Maighdin, Alliandre y la propia Faile.

El Corazón del Invierno Editar

Berelain ha conseguido huir de los Shaido y le relata a Perrin la captura de Faile y de las otras mujeres. El antiguo herrero sufre un severo golpe emocional y, pese a que las diferentes facciones que forman la comitiva están a punto de combatir entre sí, les moviliza para dar con su esposa y las demás cautivas. Él mismo llega al borde de la extenuación al tratar de dar con Faile en el Sueño del Lobo, tal y como hizo en la Ciudadela de Tear. Saltador le advierte del peligro que corre, mas Perrin está tan obcecado que intenta atacar a su amigo lobo. En el mundo de vigilia su dolor es aún mayor y rechaza cualquier tipo de consuelo por parte de Berelain, que para vengarse hace circular el rumor de que pasado la noche con ella. Perrin ordena levantar el campamento y perseguir a los Shaido sólo unos instantes antes de que llegue Masema y millares de Juramentados del Dragón. Para sorpresa de Perrin, el Profeta ofrece su ayuda en el rescate de Faile y hasta accede a Viajar para encontrarla, algo que despierta las sospechas del Hermano Lobo.

Encrucijada en el crepúsculo Editar

Perrin 18

Perrin deja atrás su hacha

Los días siguientes Perrin sigue implacable la pista de los Shaido. Las sospechas sobre Masema se acrecientan después de que Berelain encuentre pruebas que lo relacionan con los seanchan, mas Perrin reconoce su inferioridad numérica y antepone el rescate de Faile y las demás a cualquier otra cosa. No obstante, esto no impide que sea consciente de los cambios que hay a su alrededor, y es él quien descubre el paso de una gran manada de Sabuesos del Oscuro cerca de su campamento y que Rand está detrás de la gigantesca cantidad de Poder Único encauzado en dirección norte. Los exploradores descubren que los Shaido se han instalado en la ciudad altaranesa de Malden y Perrin se dirige a la vecina So Habor junto a Berelain y otros fieles en busca de grano con el que abastecer su ejército. Allí descubren que una maldición se ha instalado sobre la población, y la podredumbre y los fantasmas campan a sus anchas.

A su vuelta Perrin se encuentra con que las Doncellas han conseguido capturar a cinco Shaido, e insiste en interrogarlos personalmente. Viendo que no están dispuestos a revelar nada sobre el paradero de Faile, Perrin estalla y corta con su hacha la mano de uno de los cautivos, intimidando con su conducta a todos los presentes. Asqueado de sus actos, Perrin se marcha solo y lanza lo más lejos que puede su hacha, rechazando volver a utilizar la violencia contra cualquier indefenso aunque corra peligro la vida de Faile, pues comprende que su esposa jamás aprobaría algo así. Elyas mantiene una conversación con él que consigue aplacarle y, de regreso al campamento, Perrin accede a reunirse con los seanchan para acabar con su enemigo común, los Shaido.

Cuchillo de sueños Editar

Sin sospechar que pudiera estar mintiéndoles, Perrin confía en la Aes Sedai vestida con ropas de gai'shain que se presenta como Alyse (aunque en realidad es Galina Casban, una hermana Negra capturada por los Shaido) y le pide que le envíe un mensaje a Faile anunciándole que en poco tiempo estará listo para rescatarla. Perrin y Berelain se encuentran con la general seanchan Tylee Khirgan y pactan una frágil alianza frente a los Shaido. Tylee no sólo participará con sus efectivos, sino que también se suscribe al plan de Perrin de llenar de horcaria los depósitos de agua de Malden para anular a las cientos de Sabias Shaido capaces de encauzar, sus enemigos más peligrosos. En sólo una semana, y cuando se cumplen 51 días del secuestro de Faile, Perrin y sus fuerzas ya están listas para combatir a los Shaido. Además de la colaboración de los seanchan, Perrin cuenta con los ejércitos de Mayene, Ghealdan, refuerzos de Dos Ríos, las pocas Sabias que están con él, tres Aes Sedai, dos Asha'man y la horda de seguidores del Profeta, que serán un cebo excelente contra los temibles siswai'aman, los guerreros de élite Aiel.

Perrin Faile2

Reencuentro de Perrin y Faile (por Rosemuse)

A medida que transcurre la Batalla de Malden Perrin se deja llevar por el ansia y la impaciencia por dar con Faile y asegurarse de que se encuentra bien y, sin pensar en su propia seguridad, se interna en las ruinas de la ciudad. De improviso Aram intenta matarle, pero el Tuatha'an muere de un flechazo Shaido. Perrin apenas tiene tiempo a pensar en este perturbador hecho (probablemente debido al influjo de Masema sobre Aram), pues poco después se topa con Faile, Alliandre y Maighdin, acompañadas por otros muchos gai'shain y tres Aiel. Perrin mata al Aiel más alto sin llegar a saber que éste era Rolan, el protector de Faile, y estrecha a su esposa entre sus brazos en un cálido pero breve reencuentro. Ellos y los seanchan se han alzado con una clara victoria y la mayor parte de las bajas han pertenecido a los desquiciados seguidores de Masema, que han sido diezmados. Los contados Shaido supervivientes se han diseminado y deciden volver al Yermo de Aiel para jamás volver a salir, mientras que Perrin y Faile se disponen a marchar a toda prisa hacia el norte.

La tormenta Editar

Los seguidores de Perrin se han multiplicado al sumársele decenas de miles de antiguos prisioneros de los Shaido, y aunque los Juramentados del Dragón han sido aniquilados, los problemas no han terminado de desaparecer. Perrin ordena abandonar a no más tardar Malden y regresar hacia Ghealdan, concediendo el tiempo de descanso suficiente a los Asha'man para que puedan abrir accesos y trasladar a mayor velocidad a todo el mundo a un lugar seguro. En estos días Perrin se ve acosado por un sinfín de dudas. Ha conseguido rescatar a su amada Faile y no puede sentirse más satisfecho, pero a un mismo tiempo ha renunciado durante todo ese tiempo a sus responsabilidades y no sabe ahora cómo volver al punto donde quedó su vida antes del secuestro de su esposa. Por si esto no fuera suficiente, aún sigue ahí su temor de perder su humanidad y convertirse en una bestia, razón por la que acude al Sueño del Lobo a pedir consejo a Saltador. El lobo muerto ignora sus peticiones y le conmina a ser libre y prepararse para la Última Cacería, que está a punto de llegar, por lo que Perrin decide resolver solo sus propios asuntos.

Torres de Medianoche Editar

A consecuencia de los daños sufridos en la última burbuja maligna, los Asha'man se encuentran demasiado debilitados para abrir accesos, por lo que Perrin y sus fuerzas no tienen más remedio que continuar a pie en dirección a Jehannah. Perrin no deja de pensar en los fallos que ha cometido en el pasado como dejar que Aram se corrompiera, pero se fuerza a aprender de los errores pasados y le pide a Saltador que le enseñe lo más rápido posible a desenvolverse en el Sueño del Lobo mientras él se fuerza por mantener su consciencia humana sin dejar que el lobo gane fuerza en su interior. En el mundo de vigilia Perrin tiene la firme creencia de que los asuntos pendientes del pasado han emergido para que sean finalizados antes de que comience la Última Batalla, ya que miles de Capas Blancas le cierran el paso y exigen que se someta a juicio. Él está deseando dar por carpetazo a ese episodio de su vida, pero no está dispuesto a acceder a las exigencias del Capitán General Galad Damodred, pues sabe que de hacerlo será considerado Amigo Siniestro y ejecutado.

Perrin 10

Perrin Aybara (por Ariel Burguess)

En la noche en que Perrin y Faile celebran su primer aniversario y reafirman su amor y confianza mutua, durante sus lecciones en el Sueño del Lobo Perrin y Saltador descubren un extraño muro violeta traslúcido que de repente desaparece. En otra ocasión los dos son atacados por Verdugo, quien mata a una loba de la manada de Saltador y sigue siendo demasiado poderoso en aquel lugar para que Perrin pueda hacerle frente. El Hermano Lobo necesita más tiempo, y lo obtiene de la forma menos esperada cuando consigue que Galad acuda a parlamentar y todos descubran, con gran sorpresa, la auténtica identidad de Maighdin, quien no sólo es la antigua reina de Andor sino también la madre adoptiva del actual líder de los Hijos de la Luz. Perrin y Galad acuerdan que se celebre un juicio oficiado por Morgase, pero con un margen de tiempo en el que Perrin espera poder fortalecerse en el Sueño del Lobo y aclarar el misterio del domo violeta que ha aparecido en torno a su campamento y que, quizás, esté relacionado con el hecho de que los Asha'man no puedan abrir accesos en esa zona.

Perrin hace rápidos progresos en el Sueño del Lobo al aceptar el método de aprendizaje más peligroso, consistente en luchar contra las pesadillas de la gente con la fuerza de su voluntad. Una de aquellas noches Perrin y los lobos llegan hasta el Monte del Dragón y Joven Toro sube hasta la cima para presenciar la Epifanía de Rand, un momento trascendental en que su amigo abandona la senda de la dureza y recuperar su antiguo ser, cambiando radicalmente el devenir de los acontecimientos. Unos días más tarde se produce el juicio, donde Perrin revela su condición de Hermano Lobo y da su visión de los hechos de lo ocurrido el día en que mató a dos Hijos de la Luz. Morgase le halla culpable, pero le aplica unas circunstancias atenuantes y determina que Galad sea quien decida su castigo, algo que por el momento pospone. Perrin regresa a su campamento en paz consigo mismo y preparado para enfrentarse a Verdugo en el Sueño del Lobo. Al acceder allí, su enemigo le ataca a él, a Saltador y a los demás lobos, mas Perrin descubre el clavo de sueños que estaba impidiendo abrir accesos y era responsable del domo violeta y huye con él hacia Tar Valon.

La lucha entre Perrin y Verdugo se traslada a la ciudad de las Aes Sedai, cruzándose con la batalla que están librando en esos mismos momentos en el Tel'aran'rhiod Egwene y sus aliadas contra Mesaana y el Ajah Negro. Verdugo mata a Saltador y hiere a Perrin, pero éste logra destruir el clavo de sueños antes de despertarse. Destrozado por la muerte definitiva de su amigo, guía y mentor, Perrin se despierta aceptando por fin el liderazgo, la responsabilidad y todo lo que ello implica, con el fin de proteger a los suyos y de guiarlos en los difíciles momentos que están por llegar. Ante la silenciosa mirada de la práctica totalidad de sus seguidores, Perrin forja un enorme y magnífico martillo de guerra, Mah'alleinir, en memoria de Saltador. Los Asha'man y las Sabias encauzan sobre él durante su proceso de creación, convirtiéndolo en la primera arma forjada por el Poder Único en siglos y en el símbolo de un auténtico rey. Sin concederse ni un momento de descanso, Perrin dirige a sus fuerzas hacia el campamento de los Hijos de la Luz y allí traban lucha con los millares de Trollocs que estaban a punto de tenderles una emboscada, como parte del plan trazado por Graendal.

Perrin 14

Perrin forja Mah'alleinir

Sorprendido por recibir la inesperada ayuda de Perrin, Galad dictamina que la pena que deberá pagar el Hermano Lobo por los dos Hijos que mató será una importante suma de dinero a sus familias y combatir en la Última Batalla. Jaret Byar trata de matar a traición a Perrin, mas Dain Bornhald lo detiene y lo mata, aunque no por ello se siente listo para perdonar a Perrin, a quien ha culpado durante mucho tiempo injustamente de la muerte de su padre. Una vez que ha demostrado que no es un Amigo Siniestro y que no desea ningún mal a los Hijos de la Luz, Perrin ofrece llevar a Galad y sus fuerzas a la Última Batalla a través de accesos, pero sólo con la condición de que acepten su supremacía. Galad acepta, en parte impulsado por la influencia del ta'veren y todos se trasladan a Andor, donde Perrin oficia el matrimonio de Morgase y Tallanvor de una forma un poco tosca. Posteriormente, Perrin, Faile y Alliandre acuden a presencia de Elayne, ya coronada reina de Andor, y con la mediación de Morgase deciden que la región de Dos Ríos gozará de un estatus especial y que pasará a estar gobernada exclusivamente por Perrin y sus descendientes como Administradores en nombre del Dragón Renacido.

Antes de partir a Campo de Merrilor, el lugar donde se están congregando todos los gobernantes de las Tierras Occidentales y sus ejércitos, Perrin pasa un tiempo con Mat y Thom poniéndose al día de sus respectivas aventuras. El Hermano Lobo siente que la Última Batalla está comenzando y ordena Viajar a Campo de Merrilor a la amalgama de fuerzas que le siguen: la recién creada Guardia del Lobo, los Hijos de la Luz, los Aiel y los soldados de Dos Ríos, Ghealdan y Mayene. Pese a las grandes divergencias de todos ellos, se mantienen unidos en la gran explanada y lejanos al resto de contingentes, obviamente dejando claro desde un principio que la opinión de Perrin no va a coincidir con la que plantea Egwene, quien ha convocado a los demás gobernantes. La noche previa al encuentro de Rand con los dirigentes del continente, Perrin se encuentra en el Sueño del Lobo con Desvinculado, quien resulta ser en el mundo de vigilia Noam, el hombre que conoció en Ghealdan que más parecía una bestia que un ser humano. Al enterarse de ello, Perrin entiende que, al igual que Elyas y que Noam, él siempre ha tenido su propio poder de elección y que no sucumbirá a la bestia que hay en su interior si él no lo desea.

Personalidad Editar

Como les ocurre a los otros jóvenes de Dos Ríos, la forma de ser de Perrin va evolucionando a lo largo de los libros, en la misma medida en que van adquiriendo posiciones de mayor responsabilidad y autoridad, aunque conserva una serie de cualidades que son el verdadero núcleo de su personalidad. Pese a su complexión y tamaño, Perrin es un joven pacífico y tranquilo, que intenta no hacer uso de su fuerza por temor a herir a alguien. Siempre ha detestado las luchas y el derramamiento de sangre, y hace todo lo posible por evitarlas, haciendo gala de su gran paciencia. No obstante, cuando Perrin se deja llevar por la ira, sobre todo si se preocupa por la seguridad de sus seres queridos, se convierte en un adversario formidable, en un luchador de grandes dotes para el combate y dispuesto a todo con tal de poner a salvo a los suyos.

Perrin Aybara es tímido y poco dado a hablar, pero se expresa sin dobleces y con la tozudez tan propia de los habitantes de Dos Ríos. Al quedar patente su condición de Hermano Lobo adquiere un temperamento más hosco y temeroso de las emociones que despierta entre los desconocidos y, sobre todo, de sí mismo. Le repugnan las conspiraciones y los dobles sentidos empleados por gobernantes y cortesanos, respondiendo con una franqueza y sinceridad que desarman a sus interlocutores. Por ello le desagrada profundamente el tratamiento que recibe de sus antiguos vecinos cuando le consideran su líder indiscutible y le cuesta mucho asumir su nuevo papel como Señor de Dos Ríos. De los cinco jóvenes de Dos Ríos protagonistas, Perrin es el que más valora sus lazos con su tierra natal y el que más se preocupa por ella, algo que también se refleja en su admiración por valores tales como la familia o la amistad.

El Hacha y el Martillo Editar

Perrin 15

Perrin (por Dragoninstall)

“Tú la usarás [el hacha], chico, y mientras tú odies usarla, podrás hacerlo con más sabiduría que la mayoría de los hombres. Si alguna vez dejas de odiarla, entonces será el momento de lanzarla lo más lejos que puedas y salir corriendo.”
   —Elyas Machera a Perrin Aybara

Los años de su adolescencia Perrin estuvo aprendiendo el oficio de herrero en la forja de Haral Luhhan, empleando el yunque y el martillo a diario y desarrollando la musculatura que tiene en la actualidad. La noche en que abandonó Campo de Emond recibió la que sería su arma más identificativa, un hacha que maese Luhhan había fabricado para la escolta de un mercader que luego no había aceptado pagarla. En Tear, poco antes de que Rand tomara la Ciudadela, recibió una nueva e inesperada herramienta, un martillo de herrero en pago por el trabajo prestado en una forja que para él fue un auténtico pasatiempo. Estos gestos simbolizan a la perfección la dualidad a la que se ve obligado a enfrentarse Perrin: ser un hombre de paz forzado a dirigir a su gente a la guerra.

Sin lugar a dudas, Perrin prefiere el martillo, que simboliza los aspectos de orden y creación propios de la herrería. Por el contrario, odia el hacha, por ver encarnada en ella las ansias de batalla, la sangre y la muerte. A lo largo de sus viajes Perrin no deja nunca de odiar usar su hacha, mas sigue utilizándola al comprender que es la única forma posible de sobrevivir y de proteger a los suyos. Aun así, acaba arrojando definitivamente su hacha, profundamente dolido y disgustado por su comportamiento, al haber cortado la mano del Shaido y amenazarle con seguir mutilándole.

No mucho tiempo después Perrin así mismo comienza a dudar del martillo cuando Saltador le señala que, pese a sus ideas, está empleando esa herramienta para matar, tal y como hacía con el hacha. Mas Perrin no tarda en percatarse de la diferencia: el hacha sólo puede emplearse para matar, mientras que el martillo tiene la capacidad de crear, no sólo de destruir. Imbuido de esta idea, acude a la forja y crea la primera arma fabricada con el Poder Único en siglos, Mah'alleinir. Perrin debe abandonar su viejo martillo, pues sabe que ahora debe portar el martillo de un rey, de acuerdo con sus obligaciones.

Relaciones Editar

Artículo principal: Perrin Aybara/Relaciones
Perrin Faile

Perrin y Faile

Un gran número de personajes de muy diversas características han interaccionado con Perrin Aybara a lo largo de las novelas, también con diferentes resultados. Inicialmente se hace hincapié en la amistad entre Perrin y sus amigos de Dos Ríos y la desconfianza hacia las Aes Sedai, pero conforme avanza la historia surge un gran número de nuevas modalidades, muchas de ellas desde la óptica de un líder que no desea serlo pero no tiene más remedio que aceptar su responsabilidad. De todas estas nuevas relaciones, la más importante es, sin dudas, la que Perrin establece con Faile Bashere, aderezada con las constantes discusiones muchas veces a consecuencia de las insinuaciones de la hermosa Berelain. Sus intensos sentimientos hacia Faile se convierten en el motor de Perrin en los libros centrales de la saga, acentuados más si cabe al ser ésta secuestrada por los Shaido.

Poderes y habilidades Editar

Cocimientos de herrería: Perrin se inició en la profesión de la herrería y el trabajo de metal a muy temprana edad, siguiendo su vocación. El haber disfrutado trabajando en la forja de Haral Luhhan le ha conferido no sólo una envidiable forma física y una considerable fuerza, sino también un talento en nada despreciable en su arte.

Dominio de diversas armas: Al igual que Rand, Mat y la mayoría de los muchachos de Dos Ríos, Perrin no sólo sabe manejar el arco, sino que además es bastante diestro. El tipo de arco típico en Dos Ríos es casi de la altura de una persona, lo que exige una fuerza nada desdeñable por parte del arquero. Además del arco, Perrin es un excelente luchador empleando armas pesadas y contundentes, como su hacha de doble filo y los martillos.

Efecto ta'veren: No se tiene constancia de que alguna vez en la historia hayan coexistido tres ta'veren, y que además éstos sean de edades similares y provengan del mismo lugar. Los efectos provocados en el Entramado por los tres jóvenes parecen estar determinados por sus propias personalidades, y así cada uno de ellos parece afectar a su entorno de una forma distinta. En el caso de Perrin Aybara, su efecto ta'veren se suele manifestar en las personas, influenciándolas y haciéndolas decir o hacer cosas que de otra forma jamás harían, aunque siempre se traten de pensamientos que ya existen en lo más profundo de su interior. La influencia de ta'veren de Perrin es determinante a la hora de ganar adeptos a su causa y unificar bajo su mando a fuerzas tan heterogéneas.

Icono Perrin.svg

Hermano Lobo: al poco de conocer a Elyas, Perrin comienza a desarrollar las características y las habilidades propias de un Hermano Lobo, un tipo de personas muy especial y apenas conocido que adquiere algunas cualidades propias de los lobos y una enorme afinidad con estas criaturas. Se sabe muy poco acerca de los Hermanos Lobos, salvo que su existencia es incluso "más antigua que el Poder Único", según afirman algunas personas. Un Hermano Lobo puede ser distinguido con facilidad por adquirir sus ojos un color amarillento o dorado, igual al de los lobos. Al igual que Elyas, Perrin puede comunicarse con todos los lobos que se encuentren a varias leguas a la redonda por telepatía, y percibir con sorprendente precisión todo tipo de olores, incluyendo las emociones humanas. La capacidad de "oler" los sentimientos ha ayudado considerablemente a Perrin a conocer mejor a las personas de su alrededor.

Caminante de Sueños: Gracias a ser Hermano Lobo, Perrin puede entrar en el Sueño del Lobo, el nombre que los lobos dan al Tel'aran'rhiod, el Mundo de los Sueños. Allí Perrin no sólo puede comunicarse con los espíritus de los lobos que han muerto, sino que llega a ser tan poderoso como cualquier Caminante de Sueños que sea Sabia o Aes Sedai, si no más. La propia Egwene al'Vere, considerada una de las Soñadoras más importantes por la completa instrucción recibida de las Sabias y su Talento especial, se sorprende de la destreza de Perrin en el Tel'aran'rhiod y reconoce que él es capaz de realizar con pasmosa facilidad cosas que ella consideraba imposibles.

Sueños Editar

Artículo principal: Perrin Aybara/Sueños

De la misma forma que le ocurre a Egwene, Perrin tiene de vez en cuando extraños sueños relacionados con su presencia en el Sueño del Lobo que poseen cierto componente profético. En contraste con los sueños de Egwene, los de Perrin son mucho menos frecuentes y más imprecisos, pero a lo largo de la historia han resultado ser de cierta utilidad para él y su entorno.

Trivia Editar

  • De los protagonistas masculinos de La Rueda del Tiempo, Perrin es el primero en desaparecer completamente de escena durante un libro completo, en Cielo en llamas. Mat permanece ausente en El Camino de Dagas, mientras que Rand apenas toma parte de la acción en Encrucijada en el Crepúsculo.
  • Tras la victoria de Rand en el torneo de lucha entre personajes en el primer torneo organizado por el blog Suvudu, Perrin Aybara fue elegido en 2011 para la segunda edición como representante de La Rueda del Tiempo. Tras derrotar a los carismáticos Tasslehoff Burrfoot, Paul Atraides y Martin el Guerrero, Perrin fue vencido por en las semifinales por Quick Ben, quien acabaría proclamándose vencedor del torneo. Perrin quedó en tercera posición, tras una lucha de consolación con Jon Snow.

Similitudes con Perun Editar

Perrin 16

Perrin (por Seamas Gallagher)

Además de cierto parecido en el nombre, Perrin comparte ciertos puntos en común con el dios eslavo Perun, tales como:

  • Perun es el patrón de las armas de piedra y de metal; Perrin es un herrero.
  • A menudo se representa a Perun acompañado de lobos, que llega a enviar a la batalla en su nombre. Perrin puede comunicarse con los lobos y éstos le han ayudado en numerosas ocasiones luchando a su lado.
  • Las armas predilectas de Perun son el hacha, el martillo y la flecha, las mismas que emplea Perrin a lo largo de los libros.
  • Otro de los símbolos de Perun es el bramido de un toro. El nombre que dan los lobos a Perrin es el de Joven Toro.
  • Intentando cristianizar los mitos eslavos, se trató de asimilar a Perun con san Elías, lo que marca una clara relación con Elyas Machera, mentor y consejero de Perrin.
  • Según los mitos eslavos, el ojo de Perun es el sol. Los ojos de Perrin son dorados como el sol.
  • Las manzanas son utilizadas por Perun para convocar su arma más devastadora, esferas de rayos. La familia de Perrin fue enterrada a la sombra de unos manzanos, bajo cuya sombra Perrin se dejó llevar por su furia y comenzó a planear una guerra sin cuartel contra los asesinos.

Similitudes con Thor Editar

Tan evidentes como son sus nexos con Perun son los que mantiene Perrin con el dios nórdico Thor en elementos como los que se incluyen a continuación:

  • Thor siempre lleva consigo el martillo legendario Mjölnir. El martillo fabricado por Perrin y con ayuda del Poder Único se llama Mah'alleinir.
  • Thor emplea su martillo tanto para la guerra como para forjar los rayos. De manera semejante, Perrin usa su martillo en la lucha y por el placer de crear en una forja.

Galería Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar