FANDOM


Takima
Icono Llama.svg
Información cronológica
Primera aparición LGC 39
Última aparición TDM 27
Información biográfica
Nacionalidad Desconocida
Información política
Rango Aes Sedai
Ajah Ajah Marrón
Afiliación Torre Blanca (I - IV)
Aes Sedai rebeldes (IV - XII)
Torre Blanca reunificada (XII - XIV)
Ocupación Asentada del Ajah Marrón (I - XIV)
Descripción física
Género Mujer
Estatura Baja
Pelo Negro
Este artículo trata sobre la Aes Sedai del Ajah Marrón. Para la mujer de nombre semejante, la segunda esposa de Artur Hawkwing, consultar Tamika.

Takima es una Aes Sedai del Ajah Marrón y una de las tres representantes de su Ajah en la Antecámara de la Torre. Durante el Cisma de la Torre Blanca ella es una de las Asentadas que abandonan Tar Valon y se instalan con las rebeldes, formando parte de su propia Antecámara.

Apariencia Editar

Con frecuencia se describe a Takima como una mujer parecida a un gorrión, tanto por su timidez como por sus ademanes. Es muy bajita, con el pelo negro y largo hasta la cintura, ojos grandes y asustadizos y una piel con tonalidad similar al marfil envejecido. Su edad no ha llegado a ser precisada, pero se tiene constancia de que lleva siendo Asentada desde 991 NE, por lo que con seguridad supera las 125 años que suelen tener todas las mujeres que, en circunstancias normales, llegan a ostentar una posición en la Antecámara de la Torre.

Sinopsis Editar

La Gran Cacería Editar

Pese a que lleva siendo Asentada casi nueve años, Takima mantiene otras actividades en la Torre, como dar clases de historia a las novicias y Aceptadas. Temiendo que pudieran reconocerlas de dichas lecciones, Egwene al'Vere, Nynaeve al'Meara, Elayne Trakand y Min Farshaw la evitan conscientemente cuando se escabullen del lugar, ayudadas al menos en nombre por Liandrin.

El Señor del Caos Editar

Después de la escisión de la Torre Blanca, dos Asentadas del Ajah Marrón parten de Tar Valon y se unen al bando rebelde en Salidar: Takima y Janya Frende. Las dos, junto con Escaralde, pasan a ser las representantes del Ajah Marrón en la Antecámara de la Torre Chica, si bien es cierto que durante las primeras semanas la inactividad y la desunión amenazan con ahogar el movimiento de oposición a Elaida a'Roihan. Takima, junto con Lyrelle y Faiselle, se alinean con Lelaine Akashi, una de las candidatas con más posibilidades de ser elegida Sede Amyrlin de las rebeldes, y es junto a ella cuando más a menudo se la ve, cuchicheando y decidiendo qué pasos se han de seguir.

Debido a que la influencia de Lelaine es igualada por la de su gran rival, Romanda Cassin, no queda otro remedio que elegir a una Amyrlin diferente, que resulta ser la jovencísima Egwene al'Vere. Este paso, urdido por la antigua Amyrlin Siuan Sanche y apoyado por el grupo de Sheriam, pilla por sorpresa a Lelaine y Romanda, pero acaban aceptando la candidaturas e inmediatamente después ponen en marcha su red de contactos para asegurarse de que la nueva Amyrlin será una marioneta que baile a su son.

La Corona de Espadas Editar

Takima acompaña a Lelaine cuando ésta le sale al encuentro a Egwene para imponerle sus deseos de cortar de inmediato los rumores que cunden en el campamento acerca de Elaida pertenece al Ajah Negro y que hay infiltradas Amigas Siniestras entre ellas. Opuestas a ellas se encuentran Romanda y Varilin, que insisten a Egwene en que sus averiguaciones lleguen hasta el final y que sean interrogadas todas las Aes Sedai. Egwene no presta apenas atención a ninguna de las Asentadas y aprovecha la llegada de Siuan con caballos para marcharse con ella a ocuparse de otros asuntos.

El Camino de Dagas Editar

Impulsado por Egwene, el ejército rebelde llega hasta la frontera de Murandy con Andor, pero su avance se ve detenido por una coalición de nobles locales que no desean verse involucrados en los asuntos de la Torre Blanca y desean que se marchen lo antes posible de sus tierras. La Sede Amyrlin ve llegado el momento de dar un golpe de efecto y liberarse de la tutela de la Antecámara para poder tomar sus propias decisiones y, ayudada por Siuan y sus otras seguidoras, prepara el terreno haciendo que las Asentadas tengan bien presentes las acusaciones que ha hecho Logain Ablar de que Elaida y el Ajah Rojo han estado detrás del surgimiento de varios falsos Dragones. Antes de encontrarse con los nobles andoreños y murandianos, Egwene distingue cómo una de las suyas, Morvrin, habla con Takima, sin dudas acerca de este asunto.

Durante su encuentro con los nobles, Egwene enfurece a Romanda y Lelaine al llevar el peso de las negociaciones y anunciar sin previo aviso que el libro de las novicias se abre a mujeres de todas las edades, un auténtico revulsivo en los más de tres mil años de historia de la Torre Blanca en los que sólo se ha permitido la iniciación de adolescentes. Los ánimos están tan caldeados que Egwene saca ventaja de ellos y, en la posterior reunión de la Antecámara, se adelanta a Romanda y Lelaine y propone declarar la guerra a Elaida. Al ser señalada por Janya, su compañera de Ajah, como una experta en leyes, la pequeña Marrón reconoce que una vez que Egwene ha propuesto algo así, las Asentadas no pueden hacer otra cosa aparte que votar a favor o en contra, por lo que las mociones que Romanda y Lelaine estaban a punto de lanzar para reprobar el comportamiento de la Amyrlin quedan paralizadas.

Viendo el gesto atemorizado de Takima, Egwene comprende que la Marrón se ha percatado de lo que ella y Siuan se proponen hacer, pero la Asentada respeta las normas y se mantiene en un atribulado silencio mientras prosigue la votación. Al levantarse Lelaine y Lyrelle, la moción de Egwene se alza con el consenso simple, pese a que Takima es una de las siete Aes Sedai que se mantienen sentadas y expresan así su rechazo. Mas la Sede Amyrlin se ha alzado con una gran victoria, y no duda en mostrársela a las Asentadas haciendo que la pobre Takima recite todos los pormenores de la Normativa de Guerra que establece la Ley de la Torre, incluyendo la cláusula de que en todos los asuntos relativos a la guerra, Egwene disfrutará de poder absoluto y la Antecámara sólo podrá asesorarla. Esto supone un durísimo golpe a la autoridad de Romanda, Lelaine y las otras Asentadas, como comprenden de inmediato todas ellas, estupefactas. La primera decisión de Egwene al respecto es Viajar con todas sus fuerzas a Tar Valon y dar inicio al asedio de la ciudad, una noticia que hace que Takima rompa a llorar desconsoladamente.

Encrucijada en el crepúsculo Editar

El Sitio de Tar Valon ha comenzado, pero Egwene se niega a atacar la ciudad y prepara con detalle un plan con el que se ha propuesto cortar la red de abastecimiento de la Torre Blanca. A fin de ganar tiempo, la Sede Amyrlin ha consentido los deseos de cinco Asentadas que han solicitado con insistencia iniciar negociones con Elaida. Estas cinco mujeres son Faiselle, Magla, Saroiya, Takima y Varilin, cinco de las seis Asentadas que se unieron a las rebeldes, un hecho cuanto menos sospechoso que no pasa inadvertido a la sagaz Siuan Sanche. El diálogo con las Aes Sedai fieles a Elaida es cuanto menos infructuoso debido a la intransigencia de ambas partes. Los deseos de paz y unión de Takima y las otras cuatro Asentadas son diametralmente opuestos a los que muestran muy poco después cuando las otras Asentadas proponen una alianza con la Torre Negra, preocupadas por el inmenso despliegue de Poder que se sintió días atrás en Shadar Logoth. En esta votación las cinco Asentadas y Delana Mosalaine rechazan cualquier tipo de acercamiento con los Asha'man, y aun cuando no consiguen lo que se proponen, hacen todo lo que pueden para retrasar el envío de una embajada a la Torre Negra.

Cuchillo de sueños Editar

Egwene es capturada por las Aes Sedai fieles a Elaida, pero continúa en contacto con las rebeldes manteniendo encuentros periódicos y reuniones enteras de la Antecámara en el Tel'aran'rhiod. Pese a ser prisionera de Elaida, la Amyrlin rebelde insiste en que se mantenga el asedio de Tar Valon sin combates y pide que se le dé tiempo para desgastar desde dentro la posición de Elaida. Durante estos días, Faiselle, Magla, Saroiya, Takima y Varilin continúan trasladándose a diario a la aldea de Darein para negociar con las seguidoras de Elaida, pero las condiciones que les exigen son imposible de aceptar, incluso teniendo en cuenta sus deseos de llegar a una solución pacífica.

La tormenta Editar

En la primera reunión que Egwene mantiene con la Antecámara después de haber sido llevada de vuelta al campamento rebelde por Siuan, Bryne y Gawyn, la Amyrlin confirma la existencia del Ajah Negro y señala directamente a Sheriam Bayanar y a la Asentada Moria Karentanis como Amigas Siniestras. Todo esto provoca una gran conmoción, ya que Egwene exige que todas las Aes Sedai, incluyendo a las Asentadas, vuelvan a prestar delante suyo los Tres Juramentos, antes de ordenar la inmediata ejecución de todas las hermanas Negras que han sido identificadas. Posteriormente, la Antecámara en pleno vota a favor de atacar de inmediato la Torre Blanca, pues Elaida no les ha dejado otra opción y han de asegurarse de que el Ajah Negro es completamente purgado.

Sin embargo, en las últimas horas la situación en la Torre Blanca también ha dado un vuelco. Elaida ha desaparecido tras el ataque de los seanchan, y las líderes de los Ajahs han acordado elegir a Egwene como su Amyrlin. Esta decisión termina la lucha fratricida entre las Aes Sedai y supone la ansiada reunificación de la Torre tras un año de amarga división. Al producirse esta reconciliación, se descubre que Faiselle, Magla, Saroiya, Takima y Varilin habían sido elegidas por las líderes de sus respectivos Ajahs para ir con las rebeldes e intentar acercar posiciones, algo en lo que eventualmente habían fracasado pese a sus desvelos. Aun así, después de la reunificación de la Torre Blanca, ellas cinco y la otra Asentada que marchó con las rebeldes, Janya, recuperan su posición en la Antecámara.

Torres de Medianoche Editar

No parece que las Asentadas hayan aprendido la lección de lo ocurrido durante el Cisma de la Torre Blanca, ya que al cabo de unas pocas semanas varias de ellas mantienen una reunión sin avisar a Egwene para discutir posibles métodos de reducir el poder de la Sede Amyrlin sin contravenir la Normativa de Guerra. Takima es una de las presentes, mas sus propósitos se frustran cuando la Amyrlin irrumpe en la sala, seguida de otras Asentadas que no habían sido avisadas a posta. Egwene propone entregar a la Antecámara la gestión de los suministros, sus fuerzas y otros asuntos relacionados con la guerra siempre que a ella se le conceda la prerrogativa de discutir sin injerencias con los reyes. Las Asentadas aceptan sin pensárselo mucho, pese a que Takima les recuerda demasiado tarde que Rand al'Thor, el Dragón Renacido, es así mismo el rey de Illian y por tanto ahora ellas no podrán hacer nada para impedir que Egwene actúe como desee en todo lo referente a él.

En la misa reunión, y haciendo uso del nuevo golpe de efecto que ha conseguido, Egwene recrimina a las Asentadas su actitud y les recuerda que con gestos semejantes a aquellos la Sede Amyrlin le fue arrebatada a Siuan con la connivencia del Ajah Negro y que las Aes Sedai aún no han aprendido de sus errores. La joven consigue que salgan adelante una serie de medidas encaminadas a limitar el papel de la Antecámara de la Torre, reemplazando a una Asentada cuando ésta se encuentre ausente y estableciendo que todas las reuniones deberán realizarse estando presentes las tres representantes de cada Ajah, así como la Sede Amyrlin.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar